23.9.19 Principado de Asturias, España

Descubriendo Asturias



Viajar a Asturias es como hacerlo a otro tiempo.

El pasado mes de julio, decidiéndolo en el último minuto, decidimos visitar Asturias. Aunque llevábamos queriendo ir desde hacía tiempo, no nos atrevíamos a organizarlo con mucha antelación porque queríamos asegurarnos el buen tiempo.

Aunque me habían contado que Asturias era una auténtica pasada, no esperaba que me sorprendiese tanto. Tiene de todo un poco: ciudades pequeñas y pintorescas, naturaleza increíble y con una comida tan rica (y asequible)

Nosotros decidimos hacer la ruta en tres partes, para poder explorar cada una de las zonas tranquilamente y no tener que hacer trayectos muy largos en coche.  Así que, por si te apetece, te cuento nuestro itinerario.

Primera parada: Avilés.

En Avilés pasamos dos noches y fue nuestra base de operaciones para los pueblitos de alrededor.
Me gustó especialmente porque sigue conservando ese aire señorial y antiguo.

Al día siguiente aprovechamos para visita muy temprano Cudillero y Luarca.

Cudillero me resultó un pueblito encantador, aunque por las fotos me lo imaginaba un poco más grande, al menos la zona del embarcadero. Como fuimos muy temprano pudimos dar un paseo prácticamente solos. Lo recomiendo muchísimo porque cuando nos íbamos a media mañana, empezaron a llegar hordas de gente y en mi opinión eso le resta muchísimo encanto.

Sin embargo Luarca me sorprendió muchísimo y superó mis expectativas. Fue como un viaje al pasado, con esas casitas tan bonitas. No podía parar de hacer fotos.
Asturias Asturias Asturias Asturias Asturias

Oviedo, segunda parada.

En Oviedo pasamos una noche. De camino visitamos Cabo Peñas, que me resultó impresionante y me pareció que era estar como en una película. Más tarde dimos un paseo por Luanco. Aunque me gustó recorrer sus calles, no fue el sitio que más me gustó, aunque supongo que tampoco ayudaba la cantidad de gente que había por todos los lados.

Al día siguiente hicimos una excursión teatralizada por Oviedo que no puedo recomendar más. Además de apuntes históricos acerca de la ciudad, las guías iban mezclando partes de la obra “La Regenta” y una de ellas, caracterizada Ana Ozores nos iba relatando su vida en Vetusta.

asturias Asturias Asturias

Cangas de Onís

Por la tarde pusimos rumbo a Cangas de Onís donde pasamos cuatro noches. Esta zona me gustó muchísimo, era como estar en una película. Las casonas, el verde del paisaje, la montaña de fondo… parecía todo de cartón piedra.

Esta parte del viaje me fascinó porque aprovechamos para hacer cosas que normalmente no solemos hacer. Somos más de turismo de ciudades y pueblos que de naturaleza, pero a veces viene genial un cambio de aires. Más que tachar una lista con sitios que ver y dónde comer, aprovechamos para hacer cosas más aventureras.

Asturias Asturias

En Las Rozas contratamos una excursión por libre en canoa para hacer el descenso del Sella.  No es que seamos expertos en la materia - de hecho yo solo he hecho kayak en las lagunas de Ruidera y el Algarve - pero es una ruta muy asequible.

Se podía elegir entre tres puntos de recogida. Solo había que llamar a la hora que llegases, por lo que pudimos bajar sin prisas. Aunque no estamos en mucha forma física nos animamos a hacer los doce kilómetros de descenso y la verdad no se me hizo largo. Eso sí, al día siguiente estábamos literalmente reventados porque hay que remar mucho y además a veces hay que empujar la canoa cuando te quedas atascado en las piedras en las zonas en las que el nivel del agua no está muy alto.
Lo bueno de salir desde Las Rozas es que no hay muchas empresas que presten servicio desde allí y durante un buen rato vas prácticamente solo. El paisaje me pareció una auténtica pasada, si me dicen que estoy en Canadá, me lo creo totalmente. Y la verdad, no hace falta irse tan lejos para descubrir sitios increíbles.

Otro de los días aprovechamos para visitar Llanes que me gustó mucho; la playa Gulpiyuri, que me decepcionó un poco porque a todos se nos había ocurrido ir al mismo sitio el mismo día; Lastres que me recordó un poco a un Algarve más frío; y Tazones, otro pueblito pesquero muy pintoresco.

duo asturias Asturias Asturias Asturias Asturias Asturias

Pero sin duda el día que más me gustó fue el que visitamos los Picos de Europa. Para poder acceder con tu coche tienes que ir antes de las 8:30 de la mañana, si quieres ir más tarde únicamente se puede en autobús. Y la verdad es que no puedo dejar de recomendarlo porque poder pasear por allí sin apenas gente es un auténtico lujo.  Creo que ver los sitios con más recogimiento mejora la experiencia exponencialmente. Por eso merece muchísimo la pena el madrugón.

Los lagos son todo un espectáculo. Las nubes van y vienen,  hay momentos en los que los lagos desaparecen por completo y de repente, vuelven a aparecer, como en un truco de magia.

Después fuimos hasta Covadonga. El Santuario me pareció precioso, aunque mucho más por fuera que por dentro, y la cuevona muy interesante. Me gustó especialmente ver la tumba de Pelayo y pensar lo pequeños que somos. Lleva allí desde el año 737…. la de cosas que habrá visto por delante de sus ojos desde entonces…

Asturias Asturias Asturias Asturias
Otro planazo fue hacer una ruta a caballo cerca de Cangas. Yo no montaba desde que tenía doce años y siempre me han dado mucho respeto los caballos. Mi yo más miedoso siempre encuentra excusas de todo tipo para no hacer ciertas cosas pero después de quitarme esos “y si me caigo y me rompo el cuello o y si el caballo se asusta y no se controlarlo” y montar durante una hora, ahora solo pienso en repetir la experiencia. Bambú fue un caballo ejemplar y no sentí nada de miedo. En serio, ¿no molaría ir a todos los sitios a caballo?
duo asturias
Sin duda Asturias es un viaje súper recomendable. Está cerca, es barato, los paisajes son una pasada y hay mil planes diferentes por hacer.

2 comentarios

  1. Qué bonito todo. Yo nunca he ido a Asturias.
    La última vez que monté en caballo fue hace como 10 años, en Mongolia Interior, y el caballo me dejó el culo rotísimo. Eso no es normal, ¿no? Pa mí que no andaba bien aquel caballo.

    ResponderEliminar
  2. Pues a la próxima estaría genial organizar un viaje por la zona, en una semana se pueden hacer muchas cosas... Lo del culo roto... bueno, tu hermano se estuvo quejando un par de días... yo como lo tengo más gordo no lo noté tanto ¡¡jajaja!! Pero oye, que lo mismo su caballo tampoco andaba bien, ¡qué sé yo!

    ResponderEliminar

Instagram