1.7.19 Botsuana

Botsuana por libre en 10 días: recorrido, organización y algunos consejos




Como ya hice con el viaje de Japón, me apetecía contar acerca de la ruta que hicimos en coche por Botsuana el pasado mes de abril.

Por supuesto no soy una experta, pero sí que me parece interesante compartir los sitios que vimos, los lugares en los que nos quedamos y algunos consejos prácticos.

Así que, sin mayor dilación. Mi mini guía de Botsuana (y Zimbabue).

EL RECORRIDO

SOBRE QUÉ VISITAR Y CUÁNTOS DÍAS
ruta por botsuana
La gran pregunta. Todo depende de cómo te muevas. Si vas de una reserva a otra en avioneta y con rangers a través de las reservas, podrás hacerlo optimizando más el tiempo pero pierdes el encanto de ir por tu cuenta y vivir una experiencia totalmente salvaje.

También es cierto que hacer el recorrido en coche es duro: las distancias engañas. Aunque parezcan pocos kilómetros se pueden tardar varias horas en recorrerlos. Además cuando pasas por los pueblos hay que andar con mil ojos porque el ganado está suelto y casualmente la hierba está mucho más rica al borde de la carretera,  además a veces las vacas y los burros se cruzan. Y según vas subiendo hacia el Okavango se empiezan a cruzar facocheros o elefantes y ya la cosa se pone más tensa. Las carreteras en esa zona comienzan a ser de arena y hay muchos baches e incluso dunas que parecen no acabar nunca. PERO, es un viaje extremadamente bonito porque vives la experiencia de forma totalmente inmersiva.

Nosotros hicimos este viaje totalmente por nuestra cuenta y en las reservas por libre. En el coche llevábamos neveras que llenábamos en los supermercados de las ciudades cercanas y muchas veces comíamos debajo de un árbol, en medio de la nada.

La decisión sobre qué visitar depende un poco de lo que busques y de que haya alojamiento disponible dentro de tu presupuesto, porque los de precio razonable escasean bastante. Si quieres asegurarte de ver rinocerontes, lo mejor es el Khama Rhino; o si prefieres elefantes, el Parque Nacional del Chobe es el lugar. En cualquier caso, verás muchos animales en cualquier reserva a la que vayas, a veces de forma más sencilla y otras dando más vueltas, pero siempre, siempre, se ve algún animal.

Mi recomendación es, como siempre, comprar una guía. Nosotros nos hicimos con la Lonely Travel de Botsuana y Namibia, porque viene muy completa y así tenemos excusa para hacer un viaje parecido por el país vecino.

Bien es cierto que nosotros jugamos con ventaja ya que íbamos con unos familiares que ya habían hecho el viaje y fueron ellos los que nos recomendaron la ruta de antemano. La guía la utilizamos para conocer más acerca del país y algunos consejos prácticos.

En cuanto al tiempo: si vas en coche vas a necesitar más días. Los kilómetros en África tienen una medida distinta porque las carreteras y caminos son más duros que en España. Un día tardamos unas 11 horas en hacer 300 kilometros, íbamos por pistas de arena con dunas y no se puede ir muy deprisa.


NUESTRO RECORRIDO Y LOS ALOJAMIENTOS:

ruta por botsuana

Nuestra ruta comenzaba desde Sudáfrica, donde pasamos unos días de descanso cerca del río Orange, pero para el post me centro únicamente en la parte de Botsuana, que es la del safari.

Para dormir fuimos a distintos lodges en medio de las reservas.  También existe la posibilidad de acampar con tu propia tienda, bien en el suelo o bien encima del coche, pero a mí esto ya me parecía para auténticos valientes y profesionales.
Lo bueno de ir a un lodge es que tienes la comodidad de tu habitación y baño propio mientras que por la noche puedes oir a los animales prácticamente al lado. Imprescindible una Dormidina o similar para aquellos que se asusten fácilmente, porque se oye todo: el hipopótamo con su sonido de motosierra, la risa de las hienas, los rugidos de los leones... El animal nunca va a entrar, pero no puedes evitar pensar que con una uñita afilada podrían abrir la tela en un pispás y quieras que no, impresiona un poco.

El recorrido que propongo es circular y se puede iniciar aterrizando en Gaborone, la capital del país.

GABORONE
Noches: 1
Alojamiento: Oasis Motel.
Aunque no es el más lujoso de la zona, tiene algo imprescindible si viajas con vehículo propio: parking vigilado y poder aparcar en la puerta de tu habitación. Además tiene wifi (un bien escaso por la zona) y una piscina para los días de más calor. El desayuno no es su fuerte y son un poco lentos, pero relación calidad / precio está muy bien.

MAUN
Noches: 2
Alojamiento: Island Safari Lodge
Uno de los mejores alojamientos de todo el viaje. Nosotros nos quedamos en habitación pero también hay la opción de cabañas. Se trata de un hotel de 2 estrellas precioso por el entorno en el que se encuentra con un desayuno al amanecer que no tiene precio.
En Maun es necesario hacer una parada para comprar todas las entradas para los parques nacionales. Una vez entras en las reservas no es posible hacerlo y hay que llevarlo todo de antemano.

Desde allí se recomienda realizar la excursión en mokoro , una canoa de madera con la que se recorren las aguas del Delta del Okavango.

También es posible hacer un vuelo panorámico por la misma zona que te ofrece una perspectiva totalmente diferente y mágica. El vuelo se puede contratar en el hotel o directamente en alguna de las oficinas del aeropuerto. Lo mejor es negociar en las distintas agencias para conseguir el mejor precio. Una vez acordado, te dan tu billete y solo hay que presentarse en el aeropuerto media hora antes. Mucho más rápido que comprando un billete online.

KHWAI
Noches: 1
Alojamiento: Khwai Guest House
Un campamento precioso en medio de la reserva. Está atendido por gente del poblado cercano, una gran idea para integrar a la gente de la zona. Se compone de unas cabañas ideales y comodísimas con una ducha semi-exterior que es un sueño.
Por las noches se enciende el fuego y se cena en una mesa comunal.
Ofrecen la posibilidad de excursiones con ellos, aunque nosotros no cogimos ninguna porque íbamos por nuestra cuenta.

THIRD BRIDGE
Noches: 2
Alojamiento: Third Bridge Camp
La experiencia más salvaje de todas. Se trata de unas cabañas de tela sobre estructura de madera. La ducha es a cielo abierto y es increíble la sensación de estar allí contemplando las ramas de los árboles y preguntándote si algún babuino se va a colar en cualquier momento a robarte el jabón. Estás literalmente en medio de la nada y por la noche se oyen muchísimo los animales. No había enchufes (solo cargadores usb) por lo que es importante tenerlo en cuenta.

KASANE
Noches: 3
Alojamiento: Big 5 Chobe Lodge
Sin lugar a dudas, el sitio más cómodo de todo el viaje, pero al estar en la ciudad pierde ese encanto de estar en medio de la naturaleza. No obstante tiene vistas al río (al que no hay que acercarse demasiado porque hay cocodrilos) y el emplazamiento es ideal para visitar la reserva del Chobe.
También es súper recomendable hacer una excursión en barquito por el río porque te permite ver a los animales comiendo a la orilla a escasos metros.

Desde Kasane se puede hacer una excursión de día a las cataratas Victoria en el lado de Zimbabue. En la ciudad hay muchas empresas que se encargan de ello, lo mejor es realizarla con la que mejor precio encuentres. Para esta excursión se necesita un día entero. No está muy lejos pero hay que pasar el control fronterizo y entre las cataratas, el mercado de madera y el baobab más antiguo del mundo, se llega a última hora del día cansadísimo.

GABORONE
Noches: 1
Alojamiento: Oasis Motel.
Mismo lugar en el que iniciamos la ruta, pero si repitiese el viaje, haría una parada entre Kasane y Gaborone. Esta parte fue una auténtica paliza: un día entero de coche. Hay más de 900 kilometros y tardamos 11 horas. Según se hace de noche es aún más peligroso porque las carreteras no están iluminadas y hay que andar todo el rato alerta porque muchos animales se cruzan constantemente.

OTRAS RECOMENDACIONES



ACERCA DE MOVERTE POR TU CUENTA. LA COMIDA, EL AGUA Y LAS RESERVAS

ruta por botsuana
Recorrer Botsuana por tu cuenta es totalmente seguro. Es importante respetar los límites de velocidad (como harías en cualquier sitio y además, hay muchísimos controles). También extremar la precaución porque se conduce por la izquierda.
En ninguno de los lugares que visitamos tuve sensación de inseguridad, ni por la gente ni por los animales. Simplemente es una cuestión de sentido común, pero creo que es importante decirlo. Cuando en el trabajo comenté que íbamos por nuestra cuenta y sin ranger la gente se echaba las manos a la cabeza. La realidad es que no es tan peligroso como lo pintan.

En las reservas no se puede campar a tus anchas y no se debe bajar del coche. Hay lugares habilitados con mesas y aseos para las paradas técnicas, aunque la realidad es que cuando haces tantas horas en coche a veces la necesidad biológica aprieta y tienes que bajar. Simplemente es cuestión de hacerlo en una zona donde la hierba no esté crecida y tengas visibilidad, no alejarte del coche y rezar porque no haya ningún león o similar escondido.  Los ataques son muy raros, pero no hay que dejar de extremar las precauciones. La realidad es que estás en un entorno salvaje y no un zoo, no hay que perder eso de vista.

Sobre las reservas: nosotros llevábamos tres neveras llenas de comida y bebidas. En las gasolineras comprábamos hielo para mantener todo fresquito y siempre nos asegurábamos de tener suficientes garrafas de agua y combustible. Tomábamos muchas ensaladas y bocatas con conservas. Para desayunar galletas y yogures.  Lo importante es llevar muchos víveres porque pueden pasar días hasta que encuentres un lugar donde poder comprar.
Importante sobre el hielo: hay que comprarlo en las ciudades y mejor en bloque. Lejos de esos sitios se cotiza a precio de lágrimas de unicornio.

Para el coche llevábamos dos ruedas de repuesto que afortunadamente no tuvimos que usar.



EL IDIOMA Y LA DIVISA

El inglés es idioma oficial por lo que es muy sencillo comunicarse.

La divisa oficial es la Pula, pero conseguir cambio en España es muy complicado y además no muy recomendable porque sale bastante caro. Lo mejor es sacar dinero en algún cajero cuando llegues, así que asegúrate de que puedes hacerlo con tu tarjeta. Para estos casos nosotros solemos llevar una tarjeta monedero que llevamos ya recargada desde casa.

LA ROPA

ruta por botsuana
Lo más importante es llevar colores de naturaleza como verdes, marrones; y evitar colores llamativos. En mi caso llevé camisetas básicas de algodón de h&m y para los pantalones me compré unos de desierto en decathlon. Eran largos y fresquitos a la vez, también muy cómodos porque el cierre era con hebilla y al ser anchos no se pegaban nada.

Si vas a hacer una excursión andando hay que llevar botas de montaña, para no hacerse daño con las piedras, evitar que te entre arena o te pique algún bicho. Para el coche lo mejor es llevar algo más ligero y fresquito, yo opté por unas zapatillas Victoria con las que fui muy agusto.

El sol pega muy fuerte, así que imprescindible una gorra o un sombrero y protector solar. Yo volví con marcas en los brazos solo de ir en coche, así que imagina lo mucho que da el sol.


CONEXIÓN A INTERNET Y ELECTRICIDAD

Una de las cosas más maravillosas de este viaje es precisamente no tener internet. Gracias a esto es muy fácil vivir el momento y no estar pendiente del teléfono, ni de las redes sociales ni nada que te conecte con el mundo exterior. Es como volver al año 2000, cuando solo te conectabas a internet si estabas en casa con el ordenador. Es estar presente, sencillamente.

En cuanto a la electricidad,  es necesario llevar un adaptador y asegurarse bien que en todos los sitios es posible enchufar lo que necesites.  En Third Bridge solo teníamos cargadores usb, por ejemplo.


SOBRE VER ANIMALES Y EL EQUIPO FOTOGRÁFICO

ruta por botsuana En las reservas los animales campan a sus anchas y no hay que olvidar que estás en un entorno puramente salvaje. Esto implica no molestar a los animales, ni acercarse demasiado, ni cortarles el paso. Los ataques son muy raros, pero no por ello hay que bajar la alerta. Siempre que los observes desde una distancia prudente no tiene por qué pasar nada. Además, sentir que estás allí, en medio de su casa, como si tal cosa, es una de las sensaciones más mágicas que existen.
Es importantísimo ir con los ojos bien abiertos, a veces algunos, especialmente los felinos, se ocultan entre la hierba o los árboles.

Imprescindible madrugar mucho, los animales salen a primerísima hora y cuando comienza el calor se ocultan por lo que a mediodía es muy difícil verlos. Después hay que esperar al atardecer para volver a verlos. A esa hora hay muchísimo movimiento y es un espectáculo precioso.

Durante algunas excursiones vimos publicidad de lugares donde se puede dar el biberón a un cachorro de león o dar un paseo en elefante. Yo me opongo firmemente a esto y considero que todos deberíamos. Un leoncito no es un gato, aunque se parezca mucho y no está en la naturaleza del elefante que te subas a su lomo. De hecho, cuando alguno se enfadaba al vernos nos barritaba para decirnos que no le gustaba nuestra presencia. Así que a estos pobres no creo que los traten muy bien.

Sobre el equipo fotográfico: como en cualquier viaje, esto depende mucho de qué tipo de fotografía hagas y de qué equipo tengas, pero para poder hacer buenos planos de los animales necesitarás, como mínimo, un teleobjetivo.  En la mayoría de las ocasiones verás a los animales de lejos, aunque también podrás verlos a escasos metros.

En mi caso me llevé tres objetivos aunque al final usé solo dos: el 24 – 70mm que me fue muy útil en el paseo en avioneta por el Delta y en la barquita por el río Chobe; el 75-300mm que utilicé desde el coche mientras íbamos por la reserva y un 50mm que al final no usé prácticamente, aunque a priori pensaba que sí lo haría.

También me llevé una compacta desechable de carrete y para video la dji osmo pocket que me ha parecido muy práctica porque pesa poco y la calidad de imagen, después de revisar los videos en casa, es muy buena. No suelo grabar mucho cuando voy de viaje porque con la réflex no se me da bien, pero cuando lo hago, siempre me alegro de tener un recuerdo en movimiento.


PARA FINALIZAR

Hay que tener en cuenta que en un viaje así las comodidades no son tantas: por la noche hay que dormir con mosquitera, por el día es muy probable que te frían a picotazos y vayas sudado la mayoría del tiempo. Pero al final, no necesitamos tantas cosas para estar bien y ser felices. Tampoco las echas de menos.

Para mí este viaje se define con una sola palabra: libertad. No existen las prisas y es una cura para el alma y el corazón, donde es muy fácil olvidar los agobios del día a día.

Si tienes la oportunidad de ir, no dejes de hacerlo. Es un viaje único en la vida.

Publicar un comentario

Instagram