Madrid, España

un finde de marzo en analógico

18.3.19

Hace unas semanas Nuria publicó en su blog unas fotos que había hecho durante un trayecto de autobús por Barcelona con su Canonet y le comenté que yo estaba pensando en hacer un día en analógico. Se le ocurrió que podíamos compartir ese día y a mí me pareció una idea genial.

Como hacer 36 fotos diferentes en un solo día me parecía complicado, le propuse que en lugar de eso, sería un fin de semana analógico en Madrid y Barcelona. El inicio sería el viernes por la mañana y finalizaría el domingo por la tarde / noche. Solo quedaba organizar la fecha, el carrete y un mínimo de fotos “obligatorias” : como lo que vemos desde nuestro trabajo, un trayecto, algo que tuviésemos muchas ganas de hacer o nuestro color favorito. Después de unos cuantos emails, por fin llegó el primer finde de marzo. La crónica de lo que sucedió, a continuación:

VIERNES

08:15
Suelo entrar a la oficina sobre las 8. Se van notando los días más largos porque cuando llego ya ha amanecido. Desde que se jubiló mi compañera me siento en su antiguo sitio, al lado de la ventana, y me gusta de vez en cuando perder la mirada a la calle. Aunque las vistas no son las más bonitas, cuando hace sol, alcanzo a ver la sierra de Madrid.

Algunos viernes bajamos a desayunar a la cafetería, aunque normalmente solo me tomo un café pero hoy no he comido nada en casa y me tomo un par de tostas de pan con tomate. Intento capturar el momento, ante la sorpresa y asombro de mis compis. Son carne de la era digital y les sorprende que dispare en analógico. De repente me siento mayor.
Viendo el resultado me doy cuenta de que la cámara no enfoca bien de cerca. Lección aprendida.

madrid en analógico madrid en analógico

15:00
La mañana se me ha pasado volando porque he tenido algunas reuniones y cuando me quiero dar cuenta, ya es hora de salir. Me viene a buscar mi amiga Isa, antigua compi que se fue hace casi un año. Hemos quedado para comer con Belén, otra amiga que también trabajó con nosotras. No nos vemos desde noviembre o diciembre y tenemos muchas cosas que contarnos. Me encanta cuando charlamos de la vida y de tonterías y se pasa el tiempo tan rápido.

Como la cámara tiene disparador automático (algo que me encanta porque así puedes salir en las fotos), la coloco estratégicamente e inmortalizo el momento. También aprovecho y hago una foto frente al espejo antes de irnos.

madrid en analógico madrid en analógico

21:00
La tarde se ha pasado rapidísimo y no ha sido muy productiva fotográficamente, así que vuelvo a casa y aunque intento hacer una foto,  la cámara ya no me deja: cuando no hay luz suficiente no permite disparar.


SÁBADO

10:00
Hoy hace un día genial, así que decidimos salir con las bicis para dar un paseo por el Retiro. Nos paramos en el Jardín del Parterre, uno de mis sitios favoritos del parque y seguimos pasado el Bosque del Recuerdo a la zona de los almendros, que ya están en flor. Todo el mundo está haciendo mil fotos, disfrutando de las flores y lo bien que huele. Yo tampoco me puedo resistir y pienso en la suerte que tenemos de tener un parque tan bonito y lo feliz que puede hacerte sentir algo tan simple como pasear entre almendros.

madrid en analógico madrid en analógico

12:00
Hacemos un descanso porque pedalear cansa mucho y nos sentamos en una terraza del parque para tomarnos una cervecita y tomar el sol.

madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico
15:00
Hoy vamos a comer a casa de mis padres. El plato estrella de mi madre en invierno es el cocido y yo lo espero como agua de mayo. También ver a mi cochifrita a la que echo mucho de menos. Después de comer aprovechamos para tomar un ratito el sol y le hago algunas fotos a mi osa.

osa
Estamos muy perezosos y nos tiramos toda la tarde enganchados a Travelers, una serie que estamos viendo en Netflix sobre viajeros en el tiempo, así que no hago muchas fotos.


DOMINGO

11:00
Esta mañana estoy de rodríguez así que aprovecho para dar un paseo por el centro. Cojo el autobús y de camino hago una foto a la puerta de Alcalá.

madrid en analógico

12:00
Me bajo en Callao y me compro un café en Starbucks y a partir de ahí empiezo a deambular. Bajo hasta el Monasterio de las Descalzas y llego hasta la Plaza Mayor. Todos los domingos hay un mercado de filatelia y mucha gente mayor (y también joven) echan la mañana mirando sellos. Yo me entretengo observándolos y robando alguna foto.
Bajo andando por la Calle Mayor hasta la Catedral de la Almudena, que por cierto, me parece preciosa. Quiero entrar al Palacio Real pero la cola es larguísima (los domingos la entrada es gratis) por lo que decido sentarme un ratito en el monumento a Felipe IV y ver la vida pasar. Siempre que voy por allí me asomo a los jardines de Sabatini para ver la cúpula de la iglesia de Santa Teresa y San José, tan poco propia de la ciudad y que parece más una pieza bizantina.

madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico

13:00
Bajo hasta Plaza de España y me quedo pensando en las obras que se iniciarán próximamente. ¿Será la última vez que vea a Don Quijote y Sancho Panza? Me da pena pensarlo… Subo por Princesa hasta el Ejército del Aire. Desde allí se ve el faro de Moncloa que me recuerda más a un ovni, como en la peli de Men in Black.

madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico

14:00
Vuelvo a bajar a Argüelles y cojo el metro hasta Canillas. He quedado a comer con mi chico en Giuletta, un italiano que tenía muchas ganas de probar y de donde literalmente salimos rodando.

madrid en analógico

16:00
Nos acercamos a la Quinta de los Molinos, un parque lleno de almendros. Ahora mismo están en flor y el espectáculo es precioso. Intentamos hacer alguna foto, pero está tan llenísimo de gente que es complicado. Me quedan literalmente tres fotogramas que gasto allí acordándome de que tenía pendiente fotografiar mi color preferido, el rosa.

madrid en analógico madrid en analógico

Objetivo conseguido: he gastado el carrete. Me pregunto si saldrán bien y recuerdo por qué me gusta tanto el analógico: ese misterio no te lo da el digital.
Estoy deseando repetir la experiencia.

P.D. Nuria también ha publicado su finde analógico.

2 comentarios:

  1. Deseando repetir. Ha sido una experiencia genial. Me ha encantado recorrer tu fin de semana a través de tus fotos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy deseando repetir la experiencia, ha sido genial. Un beso gordo :)

      Eliminar

más nuevo más antiguo Página principal