Adiós 2019

31.12.19 España


Despedía 2018 con la ilusión de dejarlo atrás y comenzar el nuevo año. 2019 ha sido un viaje muy viajero y como suelo hacer cuando llega el último día del año, hago balance viajero.

Enero empezó con un fin de semana en Gran Canaria con mi chico. Tres días en la isla no dan para mucho, pero sí para confirmar, de nuevo, que tenemos islas que son tesoros. Me encantan las Canarias, cada isla tiene un encanto especial y creo que somos muy afortunados por tener estos lugares tan bonitos en nuestro país.


Gran Canaria Gran Canaria Gran Canaria


A mediados de marzo, hice una excursión con mi amiga Graci a Segovia que me encantó porque hicimos dos de las cosas que más me gustan: pasear y hacer fotos.


excursion a segovia


En abril viajamos a Sudáfrica y Botsuana. Un viaje que surgió en una cena de febrero entre copas de vino y un mapa de papel del sur de África. Un viaje del que no tenía ninguna expectativa, quizá porque surgió de forma tan improvisada y no me encargué de organizar nada. Un viaje que fue una cura para el alma y el corazón, en el que realmente desconecté como no lo había hecho en mucho tiempo y que recordaré siempre con un cariño inmenso. Creo que sin duda, recorrer en coche Botsuana, aunque durísimo, ha sido una de las grandes experiencias de mi vida. Un viaje relajado, en la naturaleza, en el que te das cuenta de que te puedes adaptar a todo, hasta cosas tan tontas como no tomar café por la mañana o llevar el pelo sucio de tres días. En definitiva, cosas que no son tan importantes.


Third Bridge Third Bridge


Celebré mis 33 en Lanzarote y volví fascinada por la isla y la figura de César Manrique, que me pareció alguien súper especial y que es de esas personas ya desaparecidas que si me diesen a elegir, me gustaría poder conocer.


lanzarote

En julio nos fuimos de vacaciones una semana a Asturias, el gran descubrimiento peninsular del año. Todo el mundo me había hablado genial pero no me esperaba que me gustara tanto. Hicimos kayak y montamos a caballo, sin duda, las dos actividades más reseñables del viaje. Además, tuvimos un tiempo fantástico en general y aunque hubo días en los que hacía falta chaqueta, dejar atrás el agobiante calor madrileño me pareció un regalo.


Asturias

En agosto pasé unos días por Alicante con mi madre y mi osa; y también volvimos a Chipiona. Entre medias fuimos un fin de semana a Mallorca, un regalo de mi chico. Ya conocíamos la isla así que nos dedicamos a pasar el sábado entero en la playa, nadando entre pececitos y cogiendo un buen quemón (a pesar de las pertinentes precauciones que fueron, a todas luces, infructuosas) y el domingo lo dedicamos a pasear y comer rico.


Bimba Finde en Mallorca Mallorca GoPro

Después del verano y con el propósito de estirar un poco más la sensación de vacaciones, aprovechamos un fin de semana que fuimos a Cáceres para hacer una excursión a Hervás y Granadilla con la hermana de mi chico y su familia a los que no vemos tanto como nos gustaría porque viven en China. Fue un día súper bonito en el que pudimos pasear, hacer fotos y achuchar mucho a mi sobrino.


Hervás

Después llegó el otoño y la vuelta a la rutina, que pudimos romper haciendo algún plan diferente, como un sábado en el que fuimos de excursión a Ayllón, un pueblo segoviano encantador.

Excursión Ayllón

De repente llegó el frío polar, y en el puente de diciembre viajamos a Turín. A pesar de que el viaje comenzó mal - nos cancelaron el vuelo de ida y tuvimos que hacer encaje de bolillos - al final pudimos llegar volando desde Barcelona, aunque perdimos un día entero, al menos no tuvimos que cancelar el viaje.
Las semanas previas al viaje intenté no sufrir mucho cada vez que miraba el tiempo porque allí llueve muchísimo, pero tuvimos la gran suerte de que aunque hizo mucho frío (mucho de verdad), no nos llovió y fue maravilloso. Recuerdo que me emocioné muchísimo en el viaje, quizá porque iba sin ningún tipo de expectativas. ¡Ay las expectativas, qué importantes son!
Eso sí, la depresió de la vuelta a la oficina fue monumental. Me tiré dos días fatal. En serio.

torino

Y como esta entrada es programada, si todo va bien, estaré celebrando Año Nuevo, por primera vez en mi vida fuera de España. Justo cuando se publique esta entrada debería estar navegando por el Nilo. Aunque 2019 ha sido, como suele ocurrir en la mayoría de los casos, un año con sus cosas malas también,  estoy agradecida por todos los viajes que he podido hacer. Son la experiencias bonitas las que uno se guarda para siempre. Por lo demás, tengo la esperanza de que este comienzo de año tan especial  traiga muchas cosas buenas, eso sí, sin presiones.

Adiós 2019. Hola 2020.




Despedía 2018 con la ilusión de dejarlo atrás y comenzar el nuevo año. 2019 ha sido un viaje muy viajero y como suelo hacer cuando llega el último día del año, hago balance viajero.

Enero empezó con un fin de semana en Gran Canaria con mi chico. Tres días en la isla no dan para mucho, pero sí para confirmar, de nuevo, que tenemos islas que son tesoros. Me encantan las Canarias, cada isla tiene un encanto especial y creo que somos muy afortunados por tener estos lugares tan bonitos en nuestro país.


Gran Canaria Gran Canaria Gran Canaria


A mediados de marzo, hice una excursión con mi amiga Graci a Segovia que me encantó porque hicimos dos de las cosas que más me gustan: pasear y hacer fotos.


excursion a segovia


En abril viajamos a Sudáfrica y Botsuana. Un viaje que surgió en una cena de febrero entre copas de vino y un mapa de papel del sur de África. Un viaje del que no tenía ninguna expectativa, quizá porque surgió de forma tan improvisada y no me encargué de organizar nada. Un viaje que fue una cura para el alma y el corazón, en el que realmente desconecté como no lo había hecho en mucho tiempo y que recordaré siempre con un cariño inmenso. Creo que sin duda, recorrer en coche Botsuana, aunque durísimo, ha sido una de las grandes experiencias de mi vida. Un viaje relajado, en la naturaleza, en el que te das cuenta de que te puedes adaptar a todo, hasta cosas tan tontas como no tomar café por la mañana o llevar el pelo sucio de tres días. En definitiva, cosas que no son tan importantes.


Third Bridge Third Bridge


Celebré mis 33 en Lanzarote y volví fascinada por la isla y la figura de César Manrique, que me pareció alguien súper especial y que es de esas personas ya desaparecidas que si me diesen a elegir, me gustaría poder conocer.


lanzarote

En julio nos fuimos de vacaciones una semana a Asturias, el gran descubrimiento peninsular del año. Todo el mundo me había hablado genial pero no me esperaba que me gustara tanto. Hicimos kayak y montamos a caballo, sin duda, las dos actividades más reseñables del viaje. Además, tuvimos un tiempo fantástico en general y aunque hubo días en los que hacía falta chaqueta, dejar atrás el agobiante calor madrileño me pareció un regalo.


Asturias

En agosto pasé unos días por Alicante con mi madre y mi osa; y también volvimos a Chipiona. Entre medias fuimos un fin de semana a Mallorca, un regalo de mi chico. Ya conocíamos la isla así que nos dedicamos a pasar el sábado entero en la playa, nadando entre pececitos y cogiendo un buen quemón (a pesar de las pertinentes precauciones que fueron, a todas luces, infructuosas) y el domingo lo dedicamos a pasear y comer rico.


Bimba Finde en Mallorca Mallorca GoPro

Después del verano y con el propósito de estirar un poco más la sensación de vacaciones, aprovechamos un fin de semana que fuimos a Cáceres para hacer una excursión a Hervás y Granadilla con la hermana de mi chico y su familia a los que no vemos tanto como nos gustaría porque viven en China. Fue un día súper bonito en el que pudimos pasear, hacer fotos y achuchar mucho a mi sobrino.


Hervás

Después llegó el otoño y la vuelta a la rutina, que pudimos romper haciendo algún plan diferente, como un sábado en el que fuimos de excursión a Ayllón, un pueblo segoviano encantador.

Excursión Ayllón

De repente llegó el frío polar, y en el puente de diciembre viajamos a Turín. A pesar de que el viaje comenzó mal - nos cancelaron el vuelo de ida y tuvimos que hacer encaje de bolillos - al final pudimos llegar volando desde Barcelona, aunque perdimos un día entero, al menos no tuvimos que cancelar el viaje.
Las semanas previas al viaje intenté no sufrir mucho cada vez que miraba el tiempo porque allí llueve muchísimo, pero tuvimos la gran suerte de que aunque hizo mucho frío (mucho de verdad), no nos llovió y fue maravilloso. Recuerdo que me emocioné muchísimo en el viaje, quizá porque iba sin ningún tipo de expectativas. ¡Ay las expectativas, qué importantes son!
Eso sí, la depresió de la vuelta a la oficina fue monumental. Me tiré dos días fatal. En serio.

torino

Y como esta entrada es programada, si todo va bien, estaré celebrando Año Nuevo, por primera vez en mi vida fuera de España. Justo cuando se publique esta entrada debería estar navegando por el Nilo. Aunque 2019 ha sido, como suele ocurrir en la mayoría de los casos, un año con sus cosas malas también,  estoy agradecida por todos los viajes que he podido hacer. Son la experiencias bonitas las que uno se guarda para siempre. Por lo demás, tengo la esperanza de que este comienzo de año tan especial  traiga muchas cosas buenas, eso sí, sin presiones.

Adiós 2019. Hola 2020.



diciembre en Turín

26.12.19 Turín, Italia


Este año el puente de diciembre caía realmente bien, con un viernes y lunes festivo. La excusa perfecta para una escapada invernal.
Normalmente los vuelos suelen estar carísimos en puente, pero justamente salió una promoción para redimir los Avios con plazas para esas fechas, así que Turín se convirtió en nuestro siguiente destino.

Mientras que otras ciudades de Italia sí que las tengo en el radar, Turín no lo estaba para nada y de hecho creo que nunca había pensado en ir. Pero luego cuando lo comenté con mis amigos y conocidos, todo el mundo me habló genial.

Normalmente es una ciudad en la que llueve muchísimo. De hecho las semanas previas no paraba de llover ningún día y reconozco que me produjo cierto fastidio, pero al final el cielo se cansó y nos hizo un tiempo genial - para el estándar turinés, claro, porque se nota que están los Alpes cerca y hacía bastante frío.

Turín es una ciudad muy señorial y con un pasado histórico muy importante. Me recordaba un poco a un París pequeño, lleno de pizzerías y cafés con solera. Todas las casas me parecían impresionantes y mirase a donde mirase todo me parecía precioso. Aunque todos los destinos suelen gustarme mucho (siempre termino diciendo que es el sitio más bonito que he visto), Turín me enamoró especialmente y me hizo sentir una emoción que hacía mucho que no tenía. Me cuesta encontrar las palabras para explicarlo, pero me hacía sentir muy bien.

Además de pasear muchísimo pudimos visitar el Palacio Real, la Villa della Regina (que a mi parecer merece muchísimo más la pena y está menos concurrido), curioserar en el mercado de antigüedades del Gran Balón, y subir a la Molle Antonelliana para una panorámica de la ciudad. Consejo de profesional: compra la entrada por la web para ahorrarte la tremenda cola. Nosotros lo hicimos así y fue la mejor decisión de todo el viaje.


Villa della Regina Torino torino palacio real torino palacio real torino Gran Balón Torino


Me gustó especialmente el Museo Egipcio - todo lo que contaba la audioguía me pareció interesantísimo y pude aprender muchas curiosidades. Como por ejemplo, que en algunos ataúdes de madera se pintaban por fuera unos ojos para que la persona fallecida pudiese ver; que en la otra vida todos debían arar la tierra independientemente de su status social en esta vida y que para solventar tal contratiempo, aquellos con mayor fortuna se hacían enterrar con unas figuritas representando a un siervo para arar la tierra cada día del año y uno más como supervisor por cada diez, porque ante todo, organización, organización. Y mil cosas más que no recuerdo porque son tantas, tantas cosas las que te cuentan, que tendrías que tomar apuntes.


Museo Egipcio Torino Museo Egipcio Torino

Otro de los momentos que disfruté mucho en el viaje fue el café en Mulafsano, que lleva en el mismo sitio desde 1879 y por supuesto todas las pizzas que pudimos comer en Ad-Hoc, Marco Fierro en el Mercado Central, Al Primo Piano... sueño con ellas.

Torino - Cafe Mulafsano

El último día aprovechamos para conocer el Parco del Valentino, que siendo sincera no me pareció nada muy especial salvo por una cosa: ¡las ardillas! En el mismo paseo hay puestecitos donde venden café y cacahuetes, por lo que diversión asegurada durante un buen rato.

torino parco valentino


En fin, Turín me dejó muy buen sabor de boca y creo que debe ser un destino fantástico en verano y con más días para conocer mejor la zona.

P.D. Otros inviernos por Italia.


Torino Torino Torino Torino torino Gran Balón torino torino Villa della Regina Torino torino villa della regina torino torino torino torino parco valentino torino

Este año el puente de diciembre caía realmente bien, con un viernes y lunes festivo. La excusa perfecta para una escapada invernal.
Normalmente los vuelos suelen estar carísimos en puente, pero justamente salió una promoción para redimir los Avios con plazas para esas fechas, así que Turín se convirtió en nuestro siguiente destino.

Mientras que otras ciudades de Italia sí que las tengo en el radar, Turín no lo estaba para nada y de hecho creo que nunca había pensado en ir. Pero luego cuando lo comenté con mis amigos y conocidos, todo el mundo me habló genial.

Normalmente es una ciudad en la que llueve muchísimo. De hecho las semanas previas no paraba de llover ningún día y reconozco que me produjo cierto fastidio, pero al final el cielo se cansó y nos hizo un tiempo genial - para el estándar turinés, claro, porque se nota que están los Alpes cerca y hacía bastante frío.

Turín es una ciudad muy señorial y con un pasado histórico muy importante. Me recordaba un poco a un París pequeño, lleno de pizzerías y cafés con solera. Todas las casas me parecían impresionantes y mirase a donde mirase todo me parecía precioso. Aunque todos los destinos suelen gustarme mucho (siempre termino diciendo que es el sitio más bonito que he visto), Turín me enamoró especialmente y me hizo sentir una emoción que hacía mucho que no tenía. Me cuesta encontrar las palabras para explicarlo, pero me hacía sentir muy bien.

Además de pasear muchísimo pudimos visitar el Palacio Real, la Villa della Regina (que a mi parecer merece muchísimo más la pena y está menos concurrido), curioserar en el mercado de antigüedades del Gran Balón, y subir a la Molle Antonelliana para una panorámica de la ciudad. Consejo de profesional: compra la entrada por la web para ahorrarte la tremenda cola. Nosotros lo hicimos así y fue la mejor decisión de todo el viaje.


Villa della Regina Torino torino palacio real torino palacio real torino Gran Balón Torino


Me gustó especialmente el Museo Egipcio - todo lo que contaba la audioguía me pareció interesantísimo y pude aprender muchas curiosidades. Como por ejemplo, que en algunos ataúdes de madera se pintaban por fuera unos ojos para que la persona fallecida pudiese ver; que en la otra vida todos debían arar la tierra independientemente de su status social en esta vida y que para solventar tal contratiempo, aquellos con mayor fortuna se hacían enterrar con unas figuritas representando a un siervo para arar la tierra cada día del año y uno más como supervisor por cada diez, porque ante todo, organización, organización. Y mil cosas más que no recuerdo porque son tantas, tantas cosas las que te cuentan, que tendrías que tomar apuntes.


Museo Egipcio Torino Museo Egipcio Torino

Otro de los momentos que disfruté mucho en el viaje fue el café en Mulafsano, que lleva en el mismo sitio desde 1879 y por supuesto todas las pizzas que pudimos comer en Ad-Hoc, Marco Fierro en el Mercado Central, Al Primo Piano... sueño con ellas.

Torino - Cafe Mulafsano

El último día aprovechamos para conocer el Parco del Valentino, que siendo sincera no me pareció nada muy especial salvo por una cosa: ¡las ardillas! En el mismo paseo hay puestecitos donde venden café y cacahuetes, por lo que diversión asegurada durante un buen rato.

torino parco valentino


En fin, Turín me dejó muy buen sabor de boca y creo que debe ser un destino fantástico en verano y con más días para conocer mejor la zona.

P.D. Otros inviernos por Italia.


Torino Torino Torino Torino torino Gran Balón torino torino Villa della Regina Torino torino villa della regina torino torino torino torino parco valentino torino

desayuno en Maison Melié

29.11.19 Madrid, España


Quienes me conocen ya saben que uno de mis planes preferidos (probablemente el que más) es ir a desayunar. Es la mejor forma de empezar el día, un desayuno tranquilo, sin prisas, tomando cosas totalmente diferentes a las que comes entre semana cuando tienes que salir pitando para la ofi.

Hace unas cuantas semanas, dando un paseo en moto por el centro, vimos de pasada la fachada de Maison Melié. Nos llamó especialmente la atención por sus enormes ventanales y cuando llegamos a casa estuvimos investigando un rato la carta. Todo tenía tan buenísima pinta que no necesitamos más excusa.

Conclusión: me gustó muchísimo y volveré sin duda. La pastelería es totalmente artesanal y está brutal, el servicio es muy agradable y la decoración muy fotogénica. Recomendable 100%.

Así que si estás por el centro, pásate por Génova 11 y por un rato estarás en la mismísima Francia. Bon Appétit!
  paseo por madridpaseo por madrid paseo por madrid paseo por madrid paseo por madrid paseo por madrid

Quienes me conocen ya saben que uno de mis planes preferidos (probablemente el que más) es ir a desayunar. Es la mejor forma de empezar el día, un desayuno tranquilo, sin prisas, tomando cosas totalmente diferentes a las que comes entre semana cuando tienes que salir pitando para la ofi.

Hace unas cuantas semanas, dando un paseo en moto por el centro, vimos de pasada la fachada de Maison Melié. Nos llamó especialmente la atención por sus enormes ventanales y cuando llegamos a casa estuvimos investigando un rato la carta. Todo tenía tan buenísima pinta que no necesitamos más excusa.

Conclusión: me gustó muchísimo y volveré sin duda. La pastelería es totalmente artesanal y está brutal, el servicio es muy agradable y la decoración muy fotogénica. Recomendable 100%.

Así que si estás por el centro, pásate por Génova 11 y por un rato estarás en la mismísima Francia. Bon Appétit!
  paseo por madridpaseo por madrid paseo por madrid paseo por madrid paseo por madrid paseo por madrid

excursión a ayllón

24.11.19 Ayllón, España


Viajar no implica, necesariamente, irse muy lejos durante varios días. Creo que también puedes experimentar la sensación de viajar simplemente cogiendo el coche y yendo de excursión a un sitio lo suficientemente alejado de tu ciudad como para que el paisaje sea radicalmente diferente.

El último finde de octubre, cuando aun no hacía el frío polar que tenemos ahora, cogimos el coche dirección A-1 y pasamos el día en Ayllón, un pueblecito ideal de la provincia de Segovia.
Y el plan fue muy sencillo: dimos un paseo, hicimos fotos y comimos muy rico. Volví con la sensación de haber aprovechado muy bien el sábado.
Me encantan este tipo de excursiones porque da la sensación de que cunde el finde muchísimo más.



Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón ayllon Excursión Ayllón

Viajar no implica, necesariamente, irse muy lejos durante varios días. Creo que también puedes experimentar la sensación de viajar simplemente cogiendo el coche y yendo de excursión a un sitio lo suficientemente alejado de tu ciudad como para que el paisaje sea radicalmente diferente.

El último finde de octubre, cuando aun no hacía el frío polar que tenemos ahora, cogimos el coche dirección A-1 y pasamos el día en Ayllón, un pueblecito ideal de la provincia de Segovia.
Y el plan fue muy sencillo: dimos un paseo, hicimos fotos y comimos muy rico. Volví con la sensación de haber aprovechado muy bien el sábado.
Me encantan este tipo de excursiones porque da la sensación de que cunde el finde muchísimo más.



Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón Excursión Ayllón ayllon Excursión Ayllón