España
13.5.19


El analógico es lo que tiene. Hasta que revelas, escaneas y eliminas alguna motita de polvo pueden pasar meses.

Además, he estado bastantes semanas fuera. Así que hasta que pueda ordenar fotografías y sentimientos de nuestro último viaje por África, retomo las entradas en analógico, aunque sea ya con unos cuantos meses de retraso.

El pasado mes de febrero fue bastante diferente fotográficamente hablando. Solo hice fotos con mis cámaras analógicas. No fue por ningún motivo en particular, pero simplemente no me apetecía sacar la reflex digital. Aunque me encanta las fotos que hace, me he dado cuenta de que para el día a día prefiero el carrete porque al final si no estás de viaje no se hacen tantas fotos (y para eso el analógico va genial) y además los colores tienen un aire nostálgico precioso.

Solo disparé dos carretes, uno con la Minolta XG-M y otro con la Olympus 35DC.  Suelo intercalarlas según el día, si me apetece cargar más o menos, pero me encantan los resultados con las dos.

Febrero ha tenido de todo: hojas de color naranja y ocre, almendros en flor, paseos por el campo, cabritoterapia, paseos por El Retiro, por El Capricho y por el casco viejo de Cáceres.
28 días muy variados.


madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico campo en analógico campo en analógico campo en analógico campo en analógico campo en analógico campo en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico cáceres en analógico cáceres en analógico madrid en analógico madrid en analógico madrid en analógico
Segovia, España
8.4.19



Casi siempre nos volvemos locos - yo la primera - con irnos fuera o muy lejos para tener esa sensación de estar viajando, pero a veces es tan sencillo como coger el coche y conducir durante un rato para hacer un viaje de unas horas. Parece una tontería, pero de repente, cambia tanto el paisaje que el día cunde mucho más.

Aunque ya conocía Segovia, tenía muchas ganas de volver para dar un paseo. Así que a mediados de marzo, pasé a recoger a mi amiga Graciela por la mañana temprano sin más planes que visitar el Alcazar y hacer fotos.  Entre medias visitamos algunas tiendas de antigüedades - en Segovia hay un montón - e hicimos algunas compras en The Singular Olivia, un rinconcito ideal donde puedes encontrar desde velas, hasta cremas, maquillaje y productos de limpieza.

Volví con un buen arsenal fotográfico en la memoria y feliz por haber aprovechado el día tan bien.
  excursion a segoviaexcursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia excursion a segovia