Tablas de Daimiel, España

enero en las Tablas de Daimiel

18.2.19

Ayer por la tarde, mientras leía al sol en casa de mis padres, comencé a escuchar a las grullas que emigran al norte gruir y al verlas me acordé del sábado que fuimos a las Tablas de Daimiel.

Durante ese día pudimos ver muchísimas de ellas porque contratamos una excursión en Jeep con un ornitólogo que nos contó cosas muy curiosas, como que siempre siguen la misma ruta (se ha comprobado anillando con gps a algunas de ellas y nunca, nunca, confunden el camino porque son sensibles a los campos magnéticos); que vuelan a distinta altura en función de si pasan por zona de campo o ciudad; o que en realidad, se trata de un grullarcado, porque siempre son tres o cuatro hembras las que se turnan para dirigir la ruta.

Todo esto me hizo pensar en lo increíbles que son la naturaleza y los animales. En sus capacidades tan impresionantes y que ni siquiera nos paramos a reflexionar sobre ello normalmente. Al menos no hasta que tomas conciencia. ¿Un sentido magnético? A mí personalmente me cuesta hasta procesarlo pero me parece extremadamente curioso.

Gracias a que nuestro guía llevaba un catalejo pudimos verlas perfectamente a pesar de lo lejos que estaban. Durante la tarde iban de un sembrado a otro pero al atardecer iban a pasar la noche a las tablas. Nos escondimos en una caseta y desde ahi vimos cómo, mientras iba cambiando el color del cielo, iban llegando por grupos. Es algo que aunque intentes capturar en foto o en video, no recoge las sensaciones del momento. Nos volvemos locos con irnos la Cochinchina y aquí al lado tenemos estos espectáculos. Qué suerte tenemos. 



tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel tablas de daimiel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

más nuevo más antiguo Página principal