Múnich, Alemania

Múnich, una ciudad de cuento

25.6.18

La segunda parte de nuestro finde largo bávaro ocurrió en Múnich. Recuerdo la ciudad muy pintoresca y de cuento.

Después de Salzburgo, el listón estaba muy alto. Es cierto que me suelen gustar mucho más las ciudades pequeñas, pero Múnich es muy manejable y sobre todo el centro te hace sentir que estás más en un pueblito.

Para tener una imagen general de la ciudad y conocer un poco más de la historia, cogimos una excursión guiada. Siempre las cogemos con Civitatis (no me pagan, simplemente los recomiendo como hago con todo el mundo que conozco) porque te cuentan muchas cosas y no se hacen nada pesadas. Nosotros estuvimos casi 4 horas andando y no se nos hizo nada largo.

Estuvimos en Marienplazt y disfrutamos del espectáculo del Rathaus-Glockenspiel. El carillón representa la boda del Duque Guillermo V de Baviera con Renata de Lorena. Las 32 figuras bailan al ritmo de la música y se produce una lucha entre un caballero que representa Baviera y otro que representa Lorena. Ya os imagináis cuál gana siempre, ¿verdad? Debajo los toneleros bailan animándo a la gente a volver a salir a la calle y beber cerveza después de la gran peste que se produjo en ese año. Como tradición el baile se realiza cada 7 años, que eran aproximadamente los ciclos en los que se producía la peste.

Dedicamos prácticamente medio día a Nyphemburg, el palacio de las ninfas, que fue la residencia de verano de la familia Wittelsbach durante mucho tiempo. Fue mandado construir muchos años después por su nieto Fernando María, príncipe elector, con motivo del nacimiento de Maximiliano II de Baviera.

El salón de piedra con sus frescos es impresionante, realmente las fotos no le hacen justicia. El palacio se fue ampliando sucesivamente, con distintos pabellones y palacetes. Una de las salas más curiosas es la Galería de las Bellezas de Luis I, donde se encuentran retratadas las 36 mujeres consideradas por el rey como las bellas de su tiempo. No todas eran de origen noble, entre ellas está Lola Montez, la amante del rey (una mujer con una historia interesantísima, a pesar de su nombre, en realidad era irlandesa). En Nyphemburg nació también Luis II, famoso por su castillo de Neuschwanstein. Además del pabellón principal, hay otros palacetes como Amalienburg, con una decoración rococó increible; Badenburg, con una piscina dentro; Pagodenburg, de planta octogonal, está decorada con preciosos azulejos de colores azul y blanco; y Magdalenenkaluse que es como descender a las profundidades del mar.

Por cierto, aunque Luis I tuvo un idilio con Lola Montez, con motivo de su matrimonio con Teresa de Sajonia en octubre de 1810, invitó a los ciudadanos de Munich a participar en las fiestas de celebración en las que se incluían carreras de caballos. La decisión de repetirlas al año siguiente y en los consecutivos dio lugar al Oktoberfest, aunque se celebra a mediados de septiembre para aprovechar el buen tiempo.

Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich

Paseamos por el jardín inglés (alquilamos unas bicis que se reservan por app, la experiencia merece la pena, pero creo que es mejor cogerlas en alguna tienda porque no funcionaban muy bien) y llegamos hasta la ola del río Eisbach. También volvimos unas cuantas veces al mercado de la ciudad, Viktualienmarkt porque era muy agradable. Subimos la torre de la iglesia de San Peter y disfrutamos de las vistas, algo que en mi lista siempre está en los imprescindibles. Y el resto del tiempo lo dedicamos a pasear y pasear.

Ya lo comenté en el post de Salzburgo, pero una de las cosas que más me llamó la atención fue ver cómo los cementerios eran lugares de auténtico paseo, muy integrados en la naturaleza. Nosotros estuvimos en Alter Südfriedhof y lo recomiendo muchísimo si se está por la zona.

Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich Munich 
Una de las tardes más divertidas fue en Hofbräuhaus, la cervecería cuyo origen se remonta a 1589 cuando el Duque Guillermo V de Baviera estableció a la familia Wittelsbach como proveedores de Weissbier. Es un lugar muy pintoresco, con música en directo, donde mucha gente va vestida con el traje tradicional, el dirndl y los lederhosen. Me pareció todo un inventazo para echar la tarde, ya estoy deseando volver.

Munich Munich Munich

Múnich me sorprendió y me gustó muchísimo. Me encantaría volver en Navidad porque me han comentado que es una auténtica pasada con los mercadillos. ¿Alguna recomendación para la vuelta?


P.D. Otra ciudad de cuento

2 comentarios:

  1. Preciosas fotos como siempre... Qué ganas tengo de visitar casi cualquier lugar de Alemania, me atrae mucho y todavía no ha podido ser.
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que puedas visitar Alemania pronto Alize! te va a encantar :) Gracias por pasarte

      Eliminar

newer older Página principal