Valencia, España

Valencia eres muy bonica

25.5.18



Volver a Valencia para la boda de unos amigos ha sido la excusa perfecta para redescubrir la ciudad.

Hace ya unos cuantos años, en julio de 2012 para ser exactos, estuvimos un finde pero no vimos mucho más que el Oceanografic y sinceramente no sé por donde estuvimos (es más, no tengo ni fotos) porque nos llevamos una impresión bastante regular de la cuidad. De hecho si no hubiese sido por la boda creo que no habríamos ido por iniciativa propia. Pero qué bien que celebraron su día allí porque he vuelto con una imagen radicalmente diferente de la cuidad.

Me encantó el centro, que me recordó un poco a Barcelona y un poco a Palma, el ambiente y la alegría que hay, las callejuelas y las terrazas que son pildoritas de felicità.

Como no podía ser de otra forma aprovechamos también para comer mucho y hacer mil fotos. Recuerdo con especial fervor el arroz del señoret que nos comimos en Rincon 33 porque estaba brutal, 100% recomendable. Porque si vas hasta la terreta y no comes arroz no has estado en Valencia.

Me gustó muchísimo el mercado central, me encantan este tipo de lugares en plena ebullición y sobre todo que la gente siga yendo a hacer su compra diaria. Ya lo comenté en el post de Oporto: si queremos preservar estos sitios tenemos que poner todos de nuestra parte. Me alegró muchísimo toda la vida que se respiraba allí y sobre todo que sigan conservando la mayoría de la cartelería que al ser tan antigua se ha convertido ya en vintage. Otro mercado ideal es el de Colón, aunque el enfoque de este es más de cafeterías y puestecitos de ropa y complementos, su arquitectura es tan bonita que merece mucho la pena visitarlo. 

Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia
Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia

Disfruté un montón el barrio de Ruzafa del que había apuntado un montón de sitios. Típico barrio gentrificado con mil restaurantes y tiendas monas, aderezado con edificios preciosos, coloristas y plataneras en las esquinas.

Totalmente necesario pasarse por Gnomo, donde venden objetos absolutamente imprescindibles para la supervivencia contemporánea. Dan ganas de llevárselo todo. Yo piqué y me llevé unos bolis y un cuaderno porque nunca se tiene suficiente material de papelería. Muy cerca de allí comimos en the Black Turtle unas hamburguesas que aunque no fueron de nuestras preferidas estaban bastante ricas.


Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia Finde en Valencia

Para dormir nos quedamos cerca del Museo de las ciencias y para desayunar el sábado estuvimos en la Pequeña Pastelería de Mamá, regentada por unos argentinos donde hay unas tartas para morirse y unos desayunos como Dios manda. De verdad que yo intento ponerme a dieta pero no me dejan.

Nos dejamos en la lista coger unas bicis y saludar al mar, pero ya no daba tiempo a más. 

Valencia eres muy bonica y volveremos a vernos.

P.D.: Otra ciudad española preciosa, porque no tenemos un Londres o París, pero lo nuestro también mola.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado un montón tu paseo fotográfico por Valencia, la tengo pendiente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nuria!! a mi me ha enamorado, qué descubrimiento :)

      Eliminar

newer older Página principal