Albacete, España

Un finde en las Lagunas de Ruidera

8.8.17


El finde de mi cumple, durante el pasado mes de junio, estuve en las las Lagunas de Ruidera con mi chico. Fue un viaje sorpresa que me organizó con la idea de escapar de la ciudad y bañarnos en uno de los lugares más bonitos que he visto últimamente.

Tuve que hacer la maleta guiándome únicamente por un pantallazo de la previsión meteorológica y con el requisito de incluir ropa de baño.  No sabía si íbamos en tren, avión o coche por lo que improvisé como pude y preparé el trolley.

Ese mismo viernes me vino a recoger a la ofi y pusimos rumbo m30 sur. Después de una parada para comer algo rápido, me quedé dormida (como siempre) y me desperté cuando casi estábamos llegando. No me esperaba para nada que me llevara allí. Hacía tiempo que tenía ganas de ir, es el típico plan que apuntas en tu lista pero que vas posponiendo por falta de tiempo u organización y al final se te termina olvidando.

Las lagunas fluviales son un espacio natural protegido de una importancia enorme, pero sobre todo de una belleza brutal.  Se encuentran separadas y conectadas por un material llamado toba que tiene ese color blanco creando un precioso contraste con el azul del agua. Este material tiene una consistencia parecida al yeso, por eso están protegidas: lo que ha llevado miles de años en crearse, podría deshacerse en cuestión de segundos.

Para dormir nos quedamos en el hotel Albamanjon, muy coqueto y especial. Cada habitación es como una casita con su terraza que por la noche se convierte en el perfecto observatorio de estrellas.  Los desayunos son caseros y cada día preparan un bizcocho distinto. Me pareció un lugar súper romántico.
Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera
El sábado por la mañana fuimos a bañarnos a la laguna Salvadora, que tiene una zona de arena bajo los árboles donde dejar la toalla. Por un momento parece que estás en alguna calita en Mallorca, aunque la opción de hacer snorkel no es muy viable porque el agua es un poco turbia a pesar de lo azul que se ve.

Por la tarde fuimos a hacer una excursión guiada en kayak al atardecer. Me gustó muchísimo porque nos fueron contando algunas curiosidades y además pudimos meternos en una de las cuevas que conectan las lagunas (aunque yo pasé un poco de miedo porque estaba complétamente a oscuras).

El domingo hicimos una excursión a la cueva de Montesinos (famosa por aparecer en El Quijote) y a la Quebrada del Toro, una sima que recibe su nombre, cuentan, porque cayó en ella un toro y solo se le escuchaba pero no se le podía ver. Salvando las distancias, a veces me parecía que estaba en uno de esos paisajes americanos (echándole un poquito de imaginación, claro). Además, como el calor apretaba bastante, hicimos la excursión los dos solos con el guía, con lo cual daba una mayor sensación de aventura. Desde luego tenemos sitios que no resultan tan conocidos y que son una auténtica pasada.

Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera Lagunas de Ruidera
Después de la excursión nos despedimos de esta zona tan pintoresca.  Recomiendo ir a las lagunas a todo el que quiera hacer un plan distinto a solo unas tres horas en coche desde Madrid. Un plan muy, muy apetecible.

1 comment:

  1. Me apunto el plan porque nunca he estado allí y por tus fotos parece muy bonito :)
    ¡Besotes!

    ReplyDelete