Edam, Netherlands

recorriendo los pueblitos buenos holandeses

17.10.16



Me apetecía mucho conocer los pueblitos del norte de Amsterdam, así que, como os contaba en el post anterior, dedicamos uno de los días para hacer una excursión.

Parece mentira como en cuestión de minutos se abandona el bullicio de la ciudad y el paisaje pasa a ser verde, llano y lleno de vacas milka.

Edam

La ruta que hicimos se puede hacer, en teoría, en unas seis horas, aunque nosotros invertimos todo un día para poder pasear y disfrutar sin prisas. No puedo hablar de imprescindibles porque hay unos cuantos pueblos que ver, pero sí puedo contar sobre los que visitamos, que me parecieron de lo más pintorescos.

Para movermos utilizamos el autobús, que sale directamente desde la estación central y conecta los pueblitos de forma rápida y sencilla.

Primera parada Edam, famoso por los quesos. Es un pueblecito de lo más tranquilo, con sus casitas bajas, algunas de ellas con embarcadero propio. Me encantó callejear y visualizarme viviendo allí, ya me veía con una bicicleta y un gato de raza holandesa, que por cierto, allí son de tamaño XL. Qué bonitos y lustrosos.

Edam Edam Edam Edam Edam Edam

Tras un paseo, cogimos el autobús de nuevo rumbo a Volendam. Su puerto me hizo sentir dentro de una película de las que ponen los domingos después de comer.  Es con diferencia el más masificado de los que vimos, aunque merece la pena una visita. Para reponer fuerzas, comimos en el Restaurant Cafe de Dijk que estaba correcto teniendo en cuenta lo turístico del sitio.

Voledam Voledam Voledam Voledam Voledam Voledam

El siguiente lugar que visitamos fue Marken que fue una isla hasta 1957 (hoy está conectado por un dique). Para llegar hasta allí cogimos un barco y fue de lo más pintoresco. En Marken las casitas se construyeron en colinas para evitar las inundaciones y son de lo más bonitas. Además de dar un paseo, fuimos a visitar la fábrica de zuecos, que según tengo entendido realiza demostraciones, pero nosotros no tuvimos la suerte de poder verlo.

Marken Marken Marken Marken Marken Marken Marken Marken Marken

La última parada fue en uno de los puertos más importantes de Holanda durante la Edad Media, Monnickendam, lo que la convirtió en una ciudad muy rica. Se trata de un pueblito de lo más tranquilo en el que estábamos prácticamente solos. Una suerte.

Monickendam Monickendam Monickendam Monickendam

Cómo ir: Retomando el cómo moverse, aunque hay unas cuantas empresas que organizan excursiones, es súper sencillo ir por tu cuenta.

Desde la estación de Amsterdam Centraal se puede comprar un billete de autobús por solo diez euros que te permite subirte y bajarte tantas veces necesites a lo largo del día.

Para visitar Edam solo hay que coger el autobús número 314 que te deja en media hora y bajarse en la estación de autobuses. Para no equivocarse lo mejor es seguir el cartel que indica la fábrica de quesos. En concreto este:

Edam

La segunda parada, Volendam está muy cerquita, cogiendo el bus 316. En este caso te deja en el centro por lo que no hay pérdida.

A Marken se puede llegar en el barco Marken Express (que no está incluído en el precio del abono). Es súper recomendable hacer el trayecto de esta manera y atravesar por un rato el Markenmeer mientras las gaviotas planean sobre la cubierta esperando a que caiga algo de comida - ¡no saben nada!
Consejo: imprescindible una chaqueta y un pañuelo porque hace bastante fresquito.

De vuelta y cogiendo el 315 (que también te lleva a Amsterdam de nuevo) se puede visitar Monnickendam.


En definitiva, una excursión de lo más recomendable para ver la parte más rural y silvestre de Holanda, que es una auténtica pasada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

newer older Página principal