Portugal

Roadtrip por la Região Centro de Portugal

3.4.16



Esta Semana Santa hemos hecho un pequeño Roadtrip por la Región Centro de Portugal y vuelvo si cabe más enamorada del país. Siempre lo he dicho: Portugal es el gran desconocido. Con lo cerca que lo tenemos y lo olvidado que está muchas veces. Vuelvo con la energía renovada y con ganas de volver.

No solo de Lisboa y Oporto vive Portugal, sus pueblitos de interior son una auténtica maravilla. Me resulta muy curioso y encantador a la vez que por lo general, suelen guardar bastante la estética. No importa si los pueblos son de lo mas humilde, las fachadas siempre están pintadas de blanco y con los marcos en color albero o azul.

Cuando pasas la frontera no solo cambia la hora, el ritmo es diferente y las prisas no existen. Eso es algo a tener muy en cuenta sobre todo a la hora de comer, pero una vez que te has mentalizado, no hay nada como ese slow life que parece regir la vida portuguesa. El momento se disfruta de forma diferente.

Nuestro campamento base fue Figueira da Foz, ciudad costera donde pasamos dos noches. Desde allí, están muy cerca lugares como Coimbra, Aveiro y Leiria. Aunque estos dos últimos no los visitamos y los dejamos como excusa para volver.

De camino a nuestro destino hicimos parada en Tomar. Se trata de un pueblecito situado en la subregión del Médio Tejo y que cuenta con uno de los conventos más importantes de Portugal: El Convento de Cristo.
Perteneció a la orden del Temple y tiene dos claustros góticos, además de la ventana más bonita de Portugal, ejemplo del estilo manuelino. Diría que la ventana es la principal atracción y aunque nadie te diga donde está, te darás cuenta por la cantidad de gente arremolinada. Tan bonita es, que más tarde fue imitada para el Palacio da Pena de Sintra. Como consejo es mejor subir por encima del Claustro de Santa Bárbara para verla mejor.

La plaza del pueblo es preciosa también, muy al estilo de las de los pueblos del Alto Alentejo, con su estatua en el medio y su iglesia blanca y reluciente.

Comimos en el Restaurante Luz, un lugar típico portugués. No tenía glamour ni una decoración rusticool, pero se comía bueno y barato. En Portugal el pollo es una constante en cualquier menú que se precie y aquí lo servían a la naranja, riquísimo.

Tomar Convento del Cristo, Tomar Tomar Tomar, Convento del Cristo Tomar, Convento del Cristo Tomar Tomar Tomar

Al día siguiente visitamos Coimbra, conocida por su universidad que es patrimonio de la UNESCO. Me quedé con ganas de visitar el interior, especialmente la biblioteca. Pero siendo Semana Santa había mucha afluencia de gente y unas colas monumentales, así que decidimos dejarlo para la próxima vez.

Lo que sí visitamos y puedo recomendar mucho es el Jardín Botánico. Creo que es uno de los más bonitos (y romántico también) de los que he visitado. Puede parecer que visto un jardín visto todos, pero para mi cada uno tiene su encanto. Además, es muy tranquilo y se puede dar un paseo sin apenas gente.

El centro es muy pintoresco, especialmente la zona cercana a la Igreja de Santa Cruz que hay que visitar: el interior está lleno de los típicos azulejos blancos y azules portugueses. Y justo al lado se encuentra el Café Santa Cruz, donde tienes que tomarte un café. Fue inaugurado en 1923, aunque el edificio es de la década de 1530. Inicialmente el edificio fue construido como parroquia, pero después fue una ferretería, una estación de bomberos, una estación policial e incluso una funeraria hasta que pasó a convertirse en un café.

Para comer callejeamos un poco y terminamos comiendo en el Restaurante Adega Paco Do Conde. Un sitio muy portugués donde me comí un arroz de peixe que te quitaba el sentido.
 Coimbra Coimbra Coimbra Coimbra Coimbra Coimbra Coimbra Coimbra Coimbra Coimbra Coimbra Coimbra arroz peixe
De vuelta a Cáceres paramos en Batalha, famoso por tener el monasterio más alto de Portugal. Fue construido para conmemorar la victoria en la batalla de Aljubarrota sobre los castellanos en 1385.

Tardó dos siglos en ser construido y cuenta con las tumbas de algunos reyes portugueses de la Dinastía de Avís. Llama muchísimo la atención las Capelas Imperfeitas, que no es otra cosa que unas capillas a medio construir y que cuyo techo está totalmente abierto. El rey que mandó construirlas falleció 4 años después y al final entre unas cosas y otras sus descendientes no finalizaron las obras.

Me llamó mucho la atención la tumba del rey Eduardo I y la Reina consorte Leonor de Aragón, cuyas estatuas se encuentran dándose la mano. Me pareció de lo más romántico.

También queríamos haber aprovechado para visitar Alcobaça, otro lugar que merece mucho la pena, pero finalmente no tuvimos tiempo. Quizá la próxima vez.

Eso sí, antes de volver, aproveché y me comí un pastéis de nata que me supo a gloria.

Batalha Batalha Batalha Batalha Batalha Batalha Batalha Batalha Batalha Batalha

P.D. Otra ruta muy recomendable por el Alto Alentejo.

4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo, Portugal es mucho más que Lisboa y Oporto, sus pueblos tienen un encanto especial...
    Anda que no habré comido pasteis como ese... ¡Viendo tu foto me ha entrado antojo! jejeje
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy muy fan de los pueblitos portugueses y de los pasteis de nata :)

      Eliminar
  2. De momento solo he tenido la oportunidad de conocer Lisboa y Oporto y aunque me fascinaron me quedé con ganas de conocer más de Portugal! El Jardín Botánico se ve precioso... ha de ser muy especial estar en un sitio como el café Santa Cruz testigo mudo de tantas historias!! beijos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aconsejo mucho visitar los pueblos de interior porque te van a encantar.
      Y sí, los lugares con historia son encantadores ¿verdad?
      Besos!

      Eliminar

newer older Página principal