Bologna, Italia

Descubriendo Bologna

11.2.16



Me pasó con Dresden, Nantes y Cracovia. Y me ha vuelto a pasar con Bologna. Es curioso como aquellos sitios que anticipamos mucho más a veces no llegan a enamorarnos tanto como lo hacen esos que en principio no esperas que te entusiasmen tanto.

Y a pesar de que Roma es una ciudad espectacular y Milán cuenta con el famoso Duomo, Bologna fue mi parte favorita del viaje.

Será por su tamaño, una ciudad muy manejable, o será porque aún quedan muchas tiendas de artesanos, o tal vez por sus edificios porticados, que no solo cumplen una función estética sino que también son un gran resguardo del frío. O será por todo a la vez.

Solo estuvimos una noche, pero tuvimos tiempo de recorrer bien esta preciosa ciudad y subir a la torre Asinelli, que por cierto, es la torre inclinada más alta de Italia. Subir sus 97 metros de altura por unas escaleras de madera pegadas a la pared, que además están ligeramente inclindas hacia dentro, es toda una osadía si te paras a pensarlo bien. Supongo - y espero - que cumplirán con todas las medidas de seguridad, pero yo pasé un poco de miedo. Sí, ya se que soy un poco melodramática, pero si algún día subes (o has subido ya), entenderás lo que te cuento. Pero cuando llegas a lo más alto y descubres las espectaculares vistas se te olvida. Siempre me resulta muy curiso ver las ciudades a vista de pájaro.

También nos comimos una hamburguesa Welldone, donde solo utilizan productos locales y fabrican sus propias salsas. Sé que estando en Italia esto es casi un crimen culinario (¿o no?) pero como buenos amantes de las hamburguesas no podíamos dejar de probarlas aquí. Totalmente recomendable.

Acabamos de volver y ya estoy deseando regresar-

Bologna Bologna Bologna Bologna Bologna Bologna Bologna Bologna Bologna Bologna


No comments:

Post a Comment