Pages

Search This Blog

Después de mucho reflexionar, he llegado a la conclusión de que el otoño es mi estación favorita.  Por supuesto, como con todo, hay unas cuantas cosas que no me gustan: los días de mucha lluvia o las escasas horas de luz. Pero hay otras muchas que me encantan: sentir ese fresquito un poco cortante en la cara, la luz tan diferente y ese color que lo inunda todo pasando por todas las gamas cromáticas desde el ocre hasta el rojo. Me encanta poder llevar parka y zapatillas y no morir congelada, tomar el café bien calentito y si lo pido para llevar, sentir como reconforta en las manos.
Es, además, la estación en la que más bonita está Madrid, especialmente toda la zona del Paseo del Prado. El Jardín Botánico luce sus mejores galas y es allí donde el tiempo se detiene. Si tuviera que elegir un rincón de Madrid, sería ese.

Ya estamos oficialmente en invierno y yo solo pido que no sea demasiado duro. Por eso me apetecía rescatar unas fotos que hice a principios de diciembre, un miércoles de vacaciones. Recorrer Madrid en días laborables sabe diferente.


madrid madrid madrid madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid

pantone otoño en madrid

Después de mucho reflexionar, he llegado a la conclusión de que el otoño es mi estación favorita.  Por supuesto, como con todo, hay unas cuantas cosas que no me gustan: los días de mucha lluvia o las escasas horas de luz. Pero hay otras muchas que me encantan: sentir ese fresquito un poco cortante en la cara, la luz tan diferente y ese color que lo inunda todo pasando por todas las gamas cromáticas desde el ocre hasta el rojo. Me encanta poder llevar parka y zapatillas y no morir congelada, tomar el café bien calentito y si lo pido para llevar, sentir como reconforta en las manos.
Es, además, la estación en la que más bonita está Madrid, especialmente toda la zona del Paseo del Prado. El Jardín Botánico luce sus mejores galas y es allí donde el tiempo se detiene. Si tuviera que elegir un rincón de Madrid, sería ese.

Ya estamos oficialmente en invierno y yo solo pido que no sea demasiado duro. Por eso me apetecía rescatar unas fotos que hice a principios de diciembre, un miércoles de vacaciones. Recorrer Madrid en días laborables sabe diferente.


madrid madrid madrid madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid jardín botánico madrid
Creo que somos unos afortunados por tener un parque tan bonito como el Retiro. Quizá no tiene ni tanta fama ni tanto glamour como Central Park, pero sí mucho más encanto y ese recogimiento que te hace sentir muy en casa.  El otoño allí es mágico, muy de película. Solo falta su propia banda sonora.

Recorrerlo a dos ruedas es algo que todo madrileño de a pie tiene que hacer sí o sí. A principios de este mes, cuando aún se podía ir con parka sin morir congelado, alquilamos unas bicis y no puedo recomendarlo más. Es uno de esos planazos súper sencillos, perfecto para una mañana perezosa de sábado. Yo ya estoy deseando repetir.  

Bici en el retiro
Bici en el retiro Bici en el retiro Bici en el retiro Bici en el retiro


El Retiro, Madrid

El Retiro a dos ruedas

Creo que somos unos afortunados por tener un parque tan bonito como el Retiro. Quizá no tiene ni tanta fama ni tanto glamour como Central Park, pero sí mucho más encanto y ese recogimiento que te hace sentir muy en casa.  El otoño allí es mágico, muy de película. Solo falta su propia banda sonora.

Recorrerlo a dos ruedas es algo que todo madrileño de a pie tiene que hacer sí o sí. A principios de este mes, cuando aún se podía ir con parka sin morir congelado, alquilamos unas bicis y no puedo recomendarlo más. Es uno de esos planazos súper sencillos, perfecto para una mañana perezosa de sábado. Yo ya estoy deseando repetir.  

Bici en el retiro
Bici en el retiro Bici en el retiro Bici en el retiro Bici en el retiro


Hay mil planes que hacer en Madrid,  pero cuando es tu ciudad a veces se te olvida un poco. En mi propósito de verla con ojos de turista se me ocurrió la idea de montar en el teleférico, al que llevaba mil años queriendo ir. 

Siempre que pasábamos por Pintor Rosales veía que había unas colas monumentales para subir y yo no paraba de pensar que eso tenía que significar algo seguro. Y como no recordaba realmente si había ido de pequeña o no, me pareció un súper plan mañanero de sábado.

Dicho esto, después de ver Madrid mientras nos alejábamos en la pequeña cabina y descubrir lo bonita que estaba la Casa de Campo, me parece un plan de lo más recomendable. Sobre todo ahora que aún los árboles conservan sus hojas entre el ocre, el rojo y el marrón.

Eso sí, imprescindible hacer uso del salvoconducto y comprar la entrada online para ahorrarnos largas esperas, que según me dijeron pueden llegar a ser de ¡hora y pico! 

Qué bonita es Madrid, ¿verdad?

Madrid Teleférico Madrid Teleférico Madrid Teleférico Madrid Teleférico Madrid Teleférico Madrid Teleférico

Madrid, España

Madrid desde el teleférico

Hay mil planes que hacer en Madrid,  pero cuando es tu ciudad a veces se te olvida un poco. En mi propósito de verla con ojos de turista se me ocurrió la idea de montar en el teleférico, al que llevaba mil años queriendo ir. 

Siempre que pasábamos por Pintor Rosales veía que había unas colas monumentales para subir y yo no paraba de pensar que eso tenía que significar algo seguro. Y como no recordaba realmente si había ido de pequeña o no, me pareció un súper plan mañanero de sábado.

Dicho esto, después de ver Madrid mientras nos alejábamos en la pequeña cabina y descubrir lo bonita que estaba la Casa de Campo, me parece un plan de lo más recomendable. Sobre todo ahora que aún los árboles conservan sus hojas entre el ocre, el rojo y el marrón.

Eso sí, imprescindible hacer uso del salvoconducto y comprar la entrada online para ahorrarnos largas esperas, que según me dijeron pueden llegar a ser de ¡hora y pico! 

Qué bonita es Madrid, ¿verdad?

Madrid Teleférico Madrid Teleférico Madrid Teleférico Madrid Teleférico Madrid Teleférico Madrid Teleférico

Visitar un jardín botánico es lo más parecido al teletransporte.

Con tan solo pasar una puerta, de repente apareces en el mismísimo trópico. ¿No es increíble? Y si te apetece, diez minutos más tarde estás en un paisaje desértico, con esos cáctus tan lustrosos que te hacen soñar con tener algún día un jardín repleto de ellos.

Y lo mejor de todo es lo fácil que resulta ir. El invernadero del Palacio de Cristal de Arganzuela está solo a unas paradas en metro.

P.D. Otro enclave para el teletransporte aquí 

Madrid Matadero Madrid Matadero Madrid Matadero Madrid Matadero Madrid Matadero Madrid Matadero Madrid Matadero




Madrid, Spain

Cáctus, suculentas y monsteras

Visitar un jardín botánico es lo más parecido al teletransporte.

Con tan solo pasar una puerta, de repente apareces en el mismísimo trópico. ¿No es increíble? Y si te apetece, diez minutos más tarde estás en un paisaje desértico, con esos cáctus tan lustrosos que te hacen soñar con tener algún día un jardín repleto de ellos.

Y lo mejor de todo es lo fácil que resulta ir. El invernadero del Palacio de Cristal de Arganzuela está solo a unas paradas en metro.

P.D. Otro enclave para el teletransporte aquí 

Madrid Matadero Madrid Matadero Madrid Matadero Madrid Matadero Madrid Matadero Madrid Matadero Madrid Matadero




Uno de los lugares que más me gusta de la provincia de Cáceres es Trujillo, que además es la cuna de Francisco Pizarro y Francisco de Alarcón. El pueblo en sí no es muy grande y es posible visitarlo en una mañana, pero merece mucho la pena para dar un paseo y disfrutar de la tranquilidad de sus calles.

Pero si tuviera que quedarme con algo, sería con las vistas que hay desde el castillo, sobre todo si el día es claro y solo hay algunas nubes de algodón a modo decorativo.

Además, Trujillo pertenece a la Red de los pueblos más bonitos de España.  ¿Qué mejor motivo para ir a conocerlo? Si es que tenemos auténticos tesoros...

trujillo trujillo trujillo trujillo trujillo trujillo trujillo trujillo

Trujillo, Cáceres, Spain

De excursión a Trujillo

Uno de los lugares que más me gusta de la provincia de Cáceres es Trujillo, que además es la cuna de Francisco Pizarro y Francisco de Alarcón. El pueblo en sí no es muy grande y es posible visitarlo en una mañana, pero merece mucho la pena para dar un paseo y disfrutar de la tranquilidad de sus calles.

Pero si tuviera que quedarme con algo, sería con las vistas que hay desde el castillo, sobre todo si el día es claro y solo hay algunas nubes de algodón a modo decorativo.

Además, Trujillo pertenece a la Red de los pueblos más bonitos de España.  ¿Qué mejor motivo para ir a conocerlo? Si es que tenemos auténticos tesoros...

trujillo trujillo trujillo trujillo trujillo trujillo trujillo trujillo

A finales del mes pasado pasamos un fin de semana en Pedraza. Una amiga se casaba allí así que decidimos pasar noche y aprovechar para visitar el pueblo y disfrutar de un fin de semana un poco rural. Pedraza en sí se ve muy rápido pero me pareció de lo más encantador, con sus casitas de piedra y las enredaderas rojizas por el otoño.

Además el viaje hasta allí también merece mucho la pena, sobre todo cuando llegas a las carreteras que unen los pueblos, sin apenas coches y con paisajes que parecen de película. Después de ese fin de semana tengo muchas ganas de conocer más pueblitos segovianos.

Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza pedraza pedraza pedraza 


Pedraza, Segovia, Spain

Excursión a Pedraza

A finales del mes pasado pasamos un fin de semana en Pedraza. Una amiga se casaba allí así que decidimos pasar noche y aprovechar para visitar el pueblo y disfrutar de un fin de semana un poco rural. Pedraza en sí se ve muy rápido pero me pareció de lo más encantador, con sus casitas de piedra y las enredaderas rojizas por el otoño.

Además el viaje hasta allí también merece mucho la pena, sobre todo cuando llegas a las carreteras que unen los pueblos, sin apenas coches y con paisajes que parecen de película. Después de ese fin de semana tengo muchas ganas de conocer más pueblitos segovianos.

Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza Pedraza pedraza pedraza pedraza 


Copyright @ CHEZ BÁRBARA. Blog Design by KotrynaBassDesign