Comillas, Cantabria

De paseo por Comillas.

12.12.15




Durante el puente de octubre y un poco decidiéndolo en el último minuto muy pendientes de la climatología, nos pusimos rumbo a Cantabria.

La última vez que estuvimos fue el verano pasado para la boda de unos amigos, que se casaron en Santander y lo celebraron en Deluz, un restaurante con un jardín precioso. Pero de turismo,  hacía un siglo que no íbamos, concretamente, desde verano de 2011.

En esta ocasión decidimos aprovechar y volver a visitar Comillas sin más pretensiones que comer un buen cocido montañés y unas zamburiñas. El tiempo nos acompañó muchísimo y no llovió. Además de que se come fenomenal, es una ciudad muy señorial y llena de encanto con casas de película.

A pesar de que no es muy grande cuenta con algunos edificios muy interesantes. Uno de ellos es el Capricho de Gaudí. Recuerdo que hace años era un restaurante gestionado por unos japoneses (si no me equivoco) y se podía pasear a su alrededor libremente.
 
Hoy en día está vallado y para poder visitarlo es necesario comprar una entrada. Lo malo es que no se puede ver el exterior como antes, pero lo bueno es que se puede visitar el interior. Yo de arquitectura no soy ninguna experta, pero me pareció un lugar muy curioso y espectacular, aunque lamentablemente un poco masificado.

Como se nos hizo un poco tarde no pudimos visitar el Palacio de Sobrellano por dentro porque ya habían cerrado. Pero pienso que así tenemos una buena excusa para volver.

Comillas
Comillas Comillas
Comillas Comillas Comillas
Comillas Comillas Comillas Comillas
Comillas


No comments:

Post a Comment