Pages

Search This Blog




Si digo la verdad, Nantes no estaba en absoluto dentro de nuestros planes de puente. Hasta que encontramos unos vuelos baratos y se convirtió en nuestro siguiente destino.

Visualmente hablando no tenía una imagen de Nantes. Uno piensa en París y ve la torre eiffel pero al menos para mi Nantes era un ente inconcreto.  Tampoco sabía que llovía tanto: estuvo lloviendo sin parar desde el jueves por la noche hasta el sábado noche. Y típico, el día que te vas, asoma tímido el sol.  Aun así, mantuvimos el ánimo bien alto y tratamos de aprovechar lo máximo posible. Al fin y al cabo, estabamos de vacaciones.

nantes nantes nantes Nantes

Nantes me pareció una ciudad ideal, con un montón de atracciones y cosas que hacer. Creo que es de esas ciudades donde podría vivir. Pequeña, manejable, con mucho ocio y carril bici.
Uno de los lugares que más me gustó fue el Jardin des Plantes, donde además de tener un invernadero habilitado para prepararte un picnic, hay un mini zoo de cabritas. En principio es para niños, pero también se permite a los adultos entrar al redil. Y claro, no pensaba quedarme sin achuchar a mi cabra, aunque me manché todo el abrigo, pero yo feliz.

nantes Jardin des Plantes Nantes nantes Jardin des Plantes Nantes nantes nantes Jardin des Plantes Nantes

Otro jardín precioso es el japonés en la  Île de Versailles. Es uno de los lugares más bonitos que he visto y además está muy céntrico. Se encuentra en una pequeña isla del río Edre y es perfecto para un tranquilo paseo entre bambúes, camelias y cascadas. La visita es gratuita y el jardín está abierto durante el día.

Île de Versailles, Japanese Garden. Nantes nantes nantes nantes

Cuando llueve parece que da menos pereza ir de museos, así que aprovechamos una de las tardes para visitar el de Historia Natural. No es muy grande pero tiene una colección zoologica y mineral bastante interesante. Lo bueno es que con la Nantes Pass la entrada al museo es gratuita, aunque no es excesivamente caro puesto que solo cuesta 3,50€.

En la sección de aves había un chico con sus acuarelas pintando uno de los pájaros y yo disimulando lo que pude, me acerqué para comprobar que se le daba bastante bien.  No me atreví a hacerle una foto desde más cerca, pero me habría encantado fotografiar su cuaderno también.


nantes nantes Muséum d'histoire naturelle de Nantes nantes

Nantes además, tiene una isla Mágica, Les Machines de l'île. Se trata de un circo de máquinas mecánicas inspiradas en el mundo de Julio Verne y los mecanismos de Leonardo Da Vinci.

nantes

Aunque si por algo es conocido Nantes es por su castillo de disney, el Château de los duques de Bretaña. Nosotros lo visitamos durante el último día. Se trata de un palacio que fue residencia de los duques entre los siglos XIII y XVI.

Como teníamos la Nantes Card, pudimos usar la audio guía gratis y la verdad es que no puedo recomendarlo más. Aprendimos muchas cosas acerca del castillo y sobre Ana de Bretaña, que fue reina consorte de Francia dos veces.

Château des ducs de Bretagne Nantes nantes


Para comer: estuvimos en varios lugares recomendables.

Tomamos el brunch en Les Fils À Maman. La comida estaba bastante rica aunque el local era un poco agobiante.

También fuímos a una crepería muy kitsch,  La Crêperie du Château , donde nos merendamos unos crepes que te quitaban el sentido.

Otro sitio súper recomendable en el que estuvimos tomando una cervecita fue Le Nid, un bar en la planta 32 de la torre Bretagne, con vistas 360º a la ciudad. Es el refugio de un pájaro gigante donde además hay huevos a modo de sillas y mesas. Además, si te asomas a la terraza, podrás descubrir algunos huevos que se le han caído por elcamino...
nantes nantes Nantes Nantes Nantes nantes nantes nantes nantes

Después de este viaje, puedo decir que Nantes sorprende. Un gran descubrimiento sin duda (a pesar de la lluvia).  Espero volver en el futuro, aunque probablemente, alquilaríamos un coche para recorrer más lugares de la zona.


Nantes, Francia

Nantes en tres días




Si digo la verdad, Nantes no estaba en absoluto dentro de nuestros planes de puente. Hasta que encontramos unos vuelos baratos y se convirtió en nuestro siguiente destino.

Visualmente hablando no tenía una imagen de Nantes. Uno piensa en París y ve la torre eiffel pero al menos para mi Nantes era un ente inconcreto.  Tampoco sabía que llovía tanto: estuvo lloviendo sin parar desde el jueves por la noche hasta el sábado noche. Y típico, el día que te vas, asoma tímido el sol.  Aun así, mantuvimos el ánimo bien alto y tratamos de aprovechar lo máximo posible. Al fin y al cabo, estabamos de vacaciones.

nantes nantes nantes Nantes

Nantes me pareció una ciudad ideal, con un montón de atracciones y cosas que hacer. Creo que es de esas ciudades donde podría vivir. Pequeña, manejable, con mucho ocio y carril bici.
Uno de los lugares que más me gustó fue el Jardin des Plantes, donde además de tener un invernadero habilitado para prepararte un picnic, hay un mini zoo de cabritas. En principio es para niños, pero también se permite a los adultos entrar al redil. Y claro, no pensaba quedarme sin achuchar a mi cabra, aunque me manché todo el abrigo, pero yo feliz.

nantes Jardin des Plantes Nantes nantes Jardin des Plantes Nantes nantes nantes Jardin des Plantes Nantes

Otro jardín precioso es el japonés en la  Île de Versailles. Es uno de los lugares más bonitos que he visto y además está muy céntrico. Se encuentra en una pequeña isla del río Edre y es perfecto para un tranquilo paseo entre bambúes, camelias y cascadas. La visita es gratuita y el jardín está abierto durante el día.

Île de Versailles, Japanese Garden. Nantes nantes nantes nantes

Cuando llueve parece que da menos pereza ir de museos, así que aprovechamos una de las tardes para visitar el de Historia Natural. No es muy grande pero tiene una colección zoologica y mineral bastante interesante. Lo bueno es que con la Nantes Pass la entrada al museo es gratuita, aunque no es excesivamente caro puesto que solo cuesta 3,50€.

En la sección de aves había un chico con sus acuarelas pintando uno de los pájaros y yo disimulando lo que pude, me acerqué para comprobar que se le daba bastante bien.  No me atreví a hacerle una foto desde más cerca, pero me habría encantado fotografiar su cuaderno también.


nantes nantes Muséum d'histoire naturelle de Nantes nantes

Nantes además, tiene una isla Mágica, Les Machines de l'île. Se trata de un circo de máquinas mecánicas inspiradas en el mundo de Julio Verne y los mecanismos de Leonardo Da Vinci.

nantes

Aunque si por algo es conocido Nantes es por su castillo de disney, el Château de los duques de Bretaña. Nosotros lo visitamos durante el último día. Se trata de un palacio que fue residencia de los duques entre los siglos XIII y XVI.

Como teníamos la Nantes Card, pudimos usar la audio guía gratis y la verdad es que no puedo recomendarlo más. Aprendimos muchas cosas acerca del castillo y sobre Ana de Bretaña, que fue reina consorte de Francia dos veces.

Château des ducs de Bretagne Nantes nantes


Para comer: estuvimos en varios lugares recomendables.

Tomamos el brunch en Les Fils À Maman. La comida estaba bastante rica aunque el local era un poco agobiante.

También fuímos a una crepería muy kitsch,  La Crêperie du Château , donde nos merendamos unos crepes que te quitaban el sentido.

Otro sitio súper recomendable en el que estuvimos tomando una cervecita fue Le Nid, un bar en la planta 32 de la torre Bretagne, con vistas 360º a la ciudad. Es el refugio de un pájaro gigante donde además hay huevos a modo de sillas y mesas. Además, si te asomas a la terraza, podrás descubrir algunos huevos que se le han caído por elcamino...
nantes nantes Nantes Nantes Nantes nantes nantes nantes nantes

Después de este viaje, puedo decir que Nantes sorprende. Un gran descubrimiento sin duda (a pesar de la lluvia).  Espero volver en el futuro, aunque probablemente, alquilaríamos un coche para recorrer más lugares de la zona.




La pasada Semana Santa, decidiéndolo en el último minuto decidimos viajar a Frankfurt. En principio no es una ciudad que me llamase mucho la atención, pero tras ver madrileños por el mundo y conocer las ciudades cercanas, comenzamos a mirar vuelos.

Siendo totalmente honesta, no es de los lugares más bonitos que he visitado. Frankfurt me pareció más una ciudad americana al uso (sin ánimo de menospreciar) que alemana.
 
Aún así, la ciudad vieja es bonita y durante el día está llena de vida. Por la noche en cambio no había un alma. Quizá esto fue debido a que era Semana Santa pero me sorprendió muchísimo que un sábado noche todo estuviese cerrado en la plaza principal.

No obstante, después de visitar Heidelberg y Wiesbaden, no me produjo una emoción especial. No me malinterpretéis, me lo pasé fenomenal, pero no me llamó tanto la atención como Berlin, Postdam, Dresden o Hamburgo.

Quizá el problema fue que tenía unas expectativas muy altas, incluso para el Museo de Historia Natural. Me decepcionó bastante porque me esperaba algo más para una ciudad tan rica. La colección era bastante pequeña y el edificio de hormigón frío no invitaba a entrar en ambiente. No podía evitar acordarme de lo chulo que era el de Berlín.

Lo que más me gustó fue el jardín botánico y su invernadero de orquídeas.

En definitiva, Frankfurt no es una ciudad que añadiría a mi lista de "ciudades a las que volver" pero sin duda es un buen punto base para viajar a Heidelberg, Wiesbaden u otras ciudades de la zona.



frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
Palmen Garten Frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt

Frankfurt, Alemania

Semana Santa en Frankfurt



La pasada Semana Santa, decidiéndolo en el último minuto decidimos viajar a Frankfurt. En principio no es una ciudad que me llamase mucho la atención, pero tras ver madrileños por el mundo y conocer las ciudades cercanas, comenzamos a mirar vuelos.

Siendo totalmente honesta, no es de los lugares más bonitos que he visitado. Frankfurt me pareció más una ciudad americana al uso (sin ánimo de menospreciar) que alemana.
 
Aún así, la ciudad vieja es bonita y durante el día está llena de vida. Por la noche en cambio no había un alma. Quizá esto fue debido a que era Semana Santa pero me sorprendió muchísimo que un sábado noche todo estuviese cerrado en la plaza principal.

No obstante, después de visitar Heidelberg y Wiesbaden, no me produjo una emoción especial. No me malinterpretéis, me lo pasé fenomenal, pero no me llamó tanto la atención como Berlin, Postdam, Dresden o Hamburgo.

Quizá el problema fue que tenía unas expectativas muy altas, incluso para el Museo de Historia Natural. Me decepcionó bastante porque me esperaba algo más para una ciudad tan rica. La colección era bastante pequeña y el edificio de hormigón frío no invitaba a entrar en ambiente. No podía evitar acordarme de lo chulo que era el de Berlín.

Lo que más me gustó fue el jardín botánico y su invernadero de orquídeas.

En definitiva, Frankfurt no es una ciudad que añadiría a mi lista de "ciudades a las que volver" pero sin duda es un buen punto base para viajar a Heidelberg, Wiesbaden u otras ciudades de la zona.



frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
Palmen Garten Frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt
frankfurt

Copyright @ CHEZ BÁRBARA. Blog Design by KotrynaBassDesign