Pages

Search This Blog



El pasado puente de noviembre, tras unos días en Santiago,  alquilamos un coche y recorrimos el Cañón del Río Sil.

Disfrutamos de las laderas teñidas de color naranja, amarillo y ocres, mientras no podía evitar sentirme en una película. Recorrimos carreteras desiertas entre viñedos y atravesamos pueblitos con apenas cinco casas, donde aún habían señoras mayores haciendo la colada en la fuente del pueblo. Nos hizo un tiempo estupendo. Porque no tener que llevar abrigo,  en pleno noviembre, es todo un lujo.

Para dormir fuimos al Parador de Santo Estevo, que se encuentra en medio de la montaña y donde el tiempo parece detenerse. Apenas hay cobertura y es perfecto para disfrutar de pequeños placeres como dar un paseo por la finca, leer una revista o tomar algo en la cafetería del hotel.

Por la mañana al despertar, vimos como las nubes se habían comido literalmente el valle. Después de desayunar fuimos a dar un paseo y nos encontramos con un gatito muy mimoso. A mi los gatos me enamoran, y si tienen ganas de roce aún más.

Ese es el resumen de un fin de semana de relax por la preciosa Galicia. Ya estoy deseando volver.

Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo

Cañon del Río Sil, Galicia

De ruta por el Cañon del Río Sil



El pasado puente de noviembre, tras unos días en Santiago,  alquilamos un coche y recorrimos el Cañón del Río Sil.

Disfrutamos de las laderas teñidas de color naranja, amarillo y ocres, mientras no podía evitar sentirme en una película. Recorrimos carreteras desiertas entre viñedos y atravesamos pueblitos con apenas cinco casas, donde aún habían señoras mayores haciendo la colada en la fuente del pueblo. Nos hizo un tiempo estupendo. Porque no tener que llevar abrigo,  en pleno noviembre, es todo un lujo.

Para dormir fuimos al Parador de Santo Estevo, que se encuentra en medio de la montaña y donde el tiempo parece detenerse. Apenas hay cobertura y es perfecto para disfrutar de pequeños placeres como dar un paseo por la finca, leer una revista o tomar algo en la cafetería del hotel.

Por la mañana al despertar, vimos como las nubes se habían comido literalmente el valle. Después de desayunar fuimos a dar un paseo y nos encontramos con un gatito muy mimoso. A mi los gatos me enamoran, y si tienen ganas de roce aún más.

Ese es el resumen de un fin de semana de relax por la preciosa Galicia. Ya estoy deseando volver.

Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Cañon do Rio Sil Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo Parador de Santo Estevo



Creo que soy la persona más afortunada en la tierra porque Santiago nos recibió con un cielo totalmente despejado. Casi todo el mundo con el que había comentado que iba a la ciudad me había hablado de la lluvia, pero por suerte nos hizo un tiempo estupendo.

Santiago en si es pequeña, acogedora y con un encanto muy especial. Lo que más me gustó sin duda fue la plaza del Obradoiro, con su imponente catedral que es la última meta de aquellos valientes que hacen el camino. Una de las cosas que más me gustó fue subir a las cubiertas. No solo por las vistas, si no porque es totalmente diferente a la de cualquier otra catedral al poder caminar por los tejados, literalmente hablando. La visita es guiada y se va parando en diferentes puntos (no puedes recorrerla libremente) y es imprescindible reservar. Se puede hacer online o el mismo día en la propia catedral.

La comida es otro de los puntos fuertes por supuesto. Para mi Santiago es sinónimo de pulpo a feira. En todos los sitios que estuvimos nos encantó, pero sin duda uno de los lugares que más nos gustó fue Casa Felisa, con su precioso patio interior (por cierto, me llamó la atención que son dog friendly, lo cual me parece fantástico). Me llamó especialmente la atención la cantidad de patios que hay. Llegas a un local y de repente tiene un jardín precioso y parece que estás en otro mundo. Para merendar o tomar una copa tranquila, justo al lado se encuentra el Hotel Costa Vella que cuenta con un precioso jardín y donde estuvimos la mar de agusto.

En fin, que Santiago nos encantó. España tiene muchos lugares preciosos y este sin duda es uno de los más bonitos (y donde además, se come de miedo).

Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela

Santiago de Compostela, A Coruña

Zamburiñas y demás en Santiago de Compostela



Creo que soy la persona más afortunada en la tierra porque Santiago nos recibió con un cielo totalmente despejado. Casi todo el mundo con el que había comentado que iba a la ciudad me había hablado de la lluvia, pero por suerte nos hizo un tiempo estupendo.

Santiago en si es pequeña, acogedora y con un encanto muy especial. Lo que más me gustó sin duda fue la plaza del Obradoiro, con su imponente catedral que es la última meta de aquellos valientes que hacen el camino. Una de las cosas que más me gustó fue subir a las cubiertas. No solo por las vistas, si no porque es totalmente diferente a la de cualquier otra catedral al poder caminar por los tejados, literalmente hablando. La visita es guiada y se va parando en diferentes puntos (no puedes recorrerla libremente) y es imprescindible reservar. Se puede hacer online o el mismo día en la propia catedral.

La comida es otro de los puntos fuertes por supuesto. Para mi Santiago es sinónimo de pulpo a feira. En todos los sitios que estuvimos nos encantó, pero sin duda uno de los lugares que más nos gustó fue Casa Felisa, con su precioso patio interior (por cierto, me llamó la atención que son dog friendly, lo cual me parece fantástico). Me llamó especialmente la atención la cantidad de patios que hay. Llegas a un local y de repente tiene un jardín precioso y parece que estás en otro mundo. Para merendar o tomar una copa tranquila, justo al lado se encuentra el Hotel Costa Vella que cuenta con un precioso jardín y donde estuvimos la mar de agusto.

En fin, que Santiago nos encantó. España tiene muchos lugares preciosos y este sin duda es uno de los más bonitos (y donde además, se come de miedo).

Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela Santiago de Compostela




Durante el puente de octubre y un poco decidiéndolo en el último minuto muy pendientes de la climatología, nos pusimos rumbo a Cantabria.

La última vez que estuvimos fue el verano pasado para la boda de unos amigos, que se casaron en Santander y lo celebraron en Deluz, un restaurante con un jardín precioso. Pero de turismo,  hacía un siglo que no íbamos, concretamente, desde verano de 2011.

En esta ocasión decidimos aprovechar y volver a visitar Comillas sin más pretensiones que comer un buen cocido montañés y unas zamburiñas. El tiempo nos acompañó muchísimo y no llovió. Además de que se come fenomenal, es una ciudad muy señorial y llena de encanto con casas de película.

A pesar de que no es muy grande cuenta con algunos edificios muy interesantes. Uno de ellos es el Capricho de Gaudí. Recuerdo que hace años era un restaurante gestionado por unos japoneses (si no me equivoco) y se podía pasear a su alrededor libremente.
 
Hoy en día está vallado y para poder visitarlo es necesario comprar una entrada. Lo malo es que no se puede ver el exterior como antes, pero lo bueno es que se puede visitar el interior. Yo de arquitectura no soy ninguna experta, pero me pareció un lugar muy curioso y espectacular, aunque lamentablemente un poco masificado.

Como se nos hizo un poco tarde no pudimos visitar el Palacio de Sobrellano por dentro porque ya habían cerrado. Pero pienso que así tenemos una buena excusa para volver.

Comillas
Comillas Comillas
Comillas Comillas Comillas
Comillas Comillas Comillas Comillas
Comillas


Comillas, Cantabria

De paseo por Comillas.




Durante el puente de octubre y un poco decidiéndolo en el último minuto muy pendientes de la climatología, nos pusimos rumbo a Cantabria.

La última vez que estuvimos fue el verano pasado para la boda de unos amigos, que se casaron en Santander y lo celebraron en Deluz, un restaurante con un jardín precioso. Pero de turismo,  hacía un siglo que no íbamos, concretamente, desde verano de 2011.

En esta ocasión decidimos aprovechar y volver a visitar Comillas sin más pretensiones que comer un buen cocido montañés y unas zamburiñas. El tiempo nos acompañó muchísimo y no llovió. Además de que se come fenomenal, es una ciudad muy señorial y llena de encanto con casas de película.

A pesar de que no es muy grande cuenta con algunos edificios muy interesantes. Uno de ellos es el Capricho de Gaudí. Recuerdo que hace años era un restaurante gestionado por unos japoneses (si no me equivoco) y se podía pasear a su alrededor libremente.
 
Hoy en día está vallado y para poder visitarlo es necesario comprar una entrada. Lo malo es que no se puede ver el exterior como antes, pero lo bueno es que se puede visitar el interior. Yo de arquitectura no soy ninguna experta, pero me pareció un lugar muy curioso y espectacular, aunque lamentablemente un poco masificado.

Como se nos hizo un poco tarde no pudimos visitar el Palacio de Sobrellano por dentro porque ya habían cerrado. Pero pienso que así tenemos una buena excusa para volver.

Comillas
Comillas Comillas
Comillas Comillas Comillas
Comillas Comillas Comillas Comillas
Comillas






Un fin de semana de septiembre, cuando aún hacía buen tiempo pero no demasiado calor, decidimos ir con un amigo a hacer una ruta a las Hoces del Río Duratón.

Fuimos en coche hasta Sepúlveda y aparcamos muy cerca del Puente Talcano con el objetivo de hacer la Senda Larga, que tiene unos 12 kms de recorrido hasta el Puente de Villaseca (alrededor de unas 3 horas y media andando en trayecto lineal).

El parque es un paraje protegido entre otras razones porque es el hogar de buitres leonados.  Las paredes en algunas zonas alcanzan los 100 metros de altura, y es el lugar donde tienen sus nidos. Es muy fácil verlas volar de un lado a otro durante casi todo el recorrido.

Mientras paseábamos y miraba el paisaje, me sentía en Utah (salvando la distancias, claro, aunque tengo que decir que tenemos unos paisajes igualmente increíbles).

Después de unos 8 kms andando (un récord para alguien totalmente desentrenado como yo) decidimos hacer parada técnica para comer. La tortilla de patatas y la cocacola que llevamos me supo a gloria bendita. Una pasada tumbarse en el césped, mirar al cielo mientras observábamos a las aves, sin ruido, sin cobertura y sin nada.

Tras el picnic, nos dimos cuenta que teníamos que volver a recorrer los 8 kms de vuelta al coche y el cansancio ya comenzaba a hacer mella en nosotros, por lo que no llegamos a terminar la ruta. Una vez que llegamos al coche y puesto que aún no había anochecido, decidimos ir hacia la zona donde se ve el río desde arriba. La vista es impresionante. Tiene que ser súper apetecible hacer una ruta en kayak en verano.

A pesar de que al día siguiente estaba literalmente molida y me dolía todo el cuerpo, es una ruta que merece muchísimo la pena. Desde enero a julio es necesario un permiso para acceder, pero durante el resto del año se puede visitar sin problemas.

Hoces del Rio DuratónHoces del Rio Duratón Hoces del Rio DuratónHoces del Rio Duratón Hoces del Rio DuratónHoces del Rio Duratón
Hoces del Rio Duratón Hoces del Rio Duratón



* Para este largo paseo me llevé mi Canon EOS M3 y mi 18-55mm porque es mucho mas ligera. Eché de menos tener un objetivo con mayor distancia focal para hacer fotos a las aves, por lo que si vas y puedes llevarte un tele, mucho mejor.
Segovia, Spain

Paisajes de película en las Hoces del Río Duratón





Un fin de semana de septiembre, cuando aún hacía buen tiempo pero no demasiado calor, decidimos ir con un amigo a hacer una ruta a las Hoces del Río Duratón.

Fuimos en coche hasta Sepúlveda y aparcamos muy cerca del Puente Talcano con el objetivo de hacer la Senda Larga, que tiene unos 12 kms de recorrido hasta el Puente de Villaseca (alrededor de unas 3 horas y media andando en trayecto lineal).

El parque es un paraje protegido entre otras razones porque es el hogar de buitres leonados.  Las paredes en algunas zonas alcanzan los 100 metros de altura, y es el lugar donde tienen sus nidos. Es muy fácil verlas volar de un lado a otro durante casi todo el recorrido.

Mientras paseábamos y miraba el paisaje, me sentía en Utah (salvando la distancias, claro, aunque tengo que decir que tenemos unos paisajes igualmente increíbles).

Después de unos 8 kms andando (un récord para alguien totalmente desentrenado como yo) decidimos hacer parada técnica para comer. La tortilla de patatas y la cocacola que llevamos me supo a gloria bendita. Una pasada tumbarse en el césped, mirar al cielo mientras observábamos a las aves, sin ruido, sin cobertura y sin nada.

Tras el picnic, nos dimos cuenta que teníamos que volver a recorrer los 8 kms de vuelta al coche y el cansancio ya comenzaba a hacer mella en nosotros, por lo que no llegamos a terminar la ruta. Una vez que llegamos al coche y puesto que aún no había anochecido, decidimos ir hacia la zona donde se ve el río desde arriba. La vista es impresionante. Tiene que ser súper apetecible hacer una ruta en kayak en verano.

A pesar de que al día siguiente estaba literalmente molida y me dolía todo el cuerpo, es una ruta que merece muchísimo la pena. Desde enero a julio es necesario un permiso para acceder, pero durante el resto del año se puede visitar sin problemas.

Hoces del Rio DuratónHoces del Rio Duratón Hoces del Rio DuratónHoces del Rio Duratón Hoces del Rio DuratónHoces del Rio Duratón
Hoces del Rio Duratón Hoces del Rio Duratón



* Para este largo paseo me llevé mi Canon EOS M3 y mi 18-55mm porque es mucho mas ligera. Eché de menos tener un objetivo con mayor distancia focal para hacer fotos a las aves, por lo que si vas y puedes llevarte un tele, mucho mejor.
Copyright @ CHEZ BÁRBARA. Blog Design by KotrynaBassDesign