Berlin, Alemania

Verano en Berlín

26.12.14

Este verano pasé unos días en Berlín. Aunque ya conocía la ciudad de unos cuantos inviernos atrás, me encantó volver a recorrer sus calles a pie y en bici con un tiempo más apacible.

Visitamos los monumentos típicos, nos tomamos unas cervecitas al borde del Spree, recorrimos Scheunenviertel - el barrio más pintoresco de Berlín - visitamos el Neues Museum y el de Ciencias Naturales, también subimos al Reichstag y nos hicimos unas cuantas fotos en los fotomatones vintage (de los de verdad, de los que huelen a químicos de revelado) que hay salpicados por la ciudad.
Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin
Lo que recuerdo con más fervor es sin duda el Museum für Naturkunde que es una auténtica pasada. La colección de animales es amplísima - solo los mamíferos son 150.000, sin contar con la colección tan fascinante de ictología que tienen que suman más de 100.000.  La pena es que no pude visitarlo tan tranquilamente como me hubiese gustado ya que lo decidimos en el último minuto y cierran a las seis.

También me encantó el Neues Museum por su impresionante colección de antigüedades egipcias. La joya de la corona es el busto de Nefertiti, al que por desgracia no se podía hacer fotos. Resulta increíble poder ver tan de cerca algo que data del año 1330 a.C. (¿No es fascinante?)

Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin

También recorrer sus calles en bici. Decidimos unirnos a una excursión guiada y sin duda es la mejor forma de conocer más cosas acerca de la ciudad. Lo bueno de Berlin es que está preparadísima con un montón de carriles bici por lo que es totalmente seguro. Además, también se pueden recorrer los parques, que más bien parecen bosques y es una preciosidad.

Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin

Para comer: me gustaron especialmente Barist, una pizzería con una terraza súper apetecible (mantitas incluídas) y Burgermeister,  una hamburguesería debajo de las vías elevadas del U-Bahn y que solía ser un baño público. A pesar del excaso sex appeal que esto puede tener, está muy de moda entre propios y ajenos. Tanto es así que incluso habiendo llegado a las 19.30, estuvimos esperando una cola de 45 minutos para poder hincarle el diente a la hamburguesa, y la verdad, me supo a gloria bendita. Para llegar allí, hay que bajarse en la parada de U-Bhf Schlesisches Tor.

Berlin Berlin Berlin

Sin duda fue una idea genial volver en verano, aunque me quedé con ganas de visitar el museo de Pérgamo, que comenzaba unas obras apenas unas semanas después. La pena es que hasta el 2019 no vuelven a abrir por completo... aunque ya tengo excusa para volver en unos años.

2 comentarios:

  1. I don't recall visiting this area. It looks very inviting though. Berlin is such a huge city!

    ResponderEliminar
  2. Berlin, another wonderful place for me to visit! :) love you photo relation.

    ResponderEliminar

newer older Página principal