Pages

Search This Blog

Verano en Praga


No sé cuantas París del Este me han comentado ya. Praga entre ellas. Ante tal afirmación yo solo puedo discrepar, creo que la ciudad tiene suficiente personalidad como para ser un icono único. Sin desmerecer a París, por supuesto, pero Praga tiene muchos atributos para ser una de las ciudades más bonitas de Europa, sin nada que envidiar al resto de capitales.

A mí al menos me enamoró prácticamente al instante. Nada más aterrizar desde Copenhague pusimos rumbo al hotel para dejar las maletas y explorar los alrededores. Todo era una preciosidad, no podía evitar hacer mil fotos. Sí, Praga es totalmente instagrameable.
Praha Praha Praha

Para aprovechar y conocer mejor la ciudad nos unimos al día siguiente a un tour guiado. Gracias a ello aprendí que se trata de un conjunto de múltiples estilos arquitectónicos como el Renacentista, el Gótico o el Cubista.  También que según la leyenda, el relojero que diseñó el Reloj Astronómico fue cegado para que no pudiera repetir su trabajo y que el Castillo de Praga es el más antiguo en el mundo.

En Praga tuvimos tiempo de todo. 
Cruzamos el puente más viejo de Praga, pedimos un deseo a San Juan Nepomuceno, probamos los goulash y los trdelní, unos rollos ahumados con sabor a canela que quitan el sentido, paseamos por el callejón del oro, dimos un paseo por los preciosos jardines de Valdštejn que además de pájaros exóticos y un pequeño estanque, tienen una cueva artificial con estalactitas y cenamos en un restaurante barco. Cogimos el tranvía y disfrutamos de las mejores vistas desde la Torre del Reloj y después desde la zona del castillo, donde la ciudad se convierte en un mar de tejados rojos. Nos enamoramos de la ciudad y nos prometimos volver.

Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha Praha

Post a Comment

Copyright @ CHEZ BÁRBARA. Blog Design by KotrynaBassDesign