Pages

Search This Blog

Verano en Copenhague



Con el propósito de exprimir al máximo nuestras vacaciones de verano, decidimos comenzar un viaje por Europa que comenzaría por Copenhague. Dejamos la sofocante Madrid y además de cambiar de divisa, cambiamos de armario. Bendito abrigo y botas.

Así comenzaba nuestra aventura veraniega un poco diferente.
En primer lugar, quizá porque no tenía las expectativas muy altas, he de reconocer que Copenhague me gustó muchísimo, es un lugar al que volvería sin dudar y que recomiendo 100%. A pesar de la lluvia.

Nada más llegar decidimos visitar los jardines del Tívoli dispuestos a montarnos en todas las atracciones posibles.  Arriesgando la vida y el tipo, nos atrevimos a montar en la montaña rusa de madera Rutschebanen, la segunda más antigua de Europa (¡fue construída en 1914!). Lo mejor de todo es que está controlada por un operador (sí, el señor va ahí sentado en su silla como si ) que va aumentando o aminorando la velocidad con un freno (¡¡un freno!!).  A ratos me preguntaba acerca de la seguridad de la atracción, pero como me gusta vivir al límite, terminamos repitiendo.

Otra de las atracciones estrella es "The Demon", una pasada de montaña rusa inspirada en la China. Súper divertida. Para aprovechar el parque a tope lo mejor es comprar la pulsera multiviaje. Además el parque es precioso porque mantiene su estética vintage y por la noche lo es aún más cuando se iluminan todas las bombillas.

Tivoli Gardens Copenhagen Copenhagen - Tivoli Copenhagen - Tivoli Tivoli gardens

Para los siguientes días decidimos comprar la Copenhague Card que te permite acceso ilimitado al transporte (que se agradece teniendo en cuenta las distancias y la posibilidad de lluvia aunque vayas en agosto) y descuentos en algunos museos.

Algunos de los que visitamos fueron Christianborg Slot, Rosenborg Slot y Amalienborg. También llegamos a pasar al hall del Glyptoteket pero había tantísima gente que decidimos no visitarlo.

Visitamos el Palacio Christiansborg escapando de la lluvia y me impresionó muchisimo. Además me llamó especialmente la atención algunas cosas como que no había personal de seguridad vigilando que no tocaras nada o usaras el flash (aunque tengo que decir que el flash es el mal sobre la tierra, especialmente en este tipo de lugares y que me parece bien que esté prohibido), o que te dejaran hacer fotos libremente. Tampoco hay cordones de seguridad ni recorrido que se le parezca y además puedes campar libremente (eso sí, usando protectores de plástico).  El único pero es que cierran a las 5 de la tarde.

Copenhagen Christiansborg Slot Christiansborg Slot

Otro palacio que visitamos fue el castillo de Rosenborg, que tiene un jardín precioso al que me encantaría volver con buen tiempo. Inicialmente fue construido para uso veraniego del rey, pero hoy en día está abierto al público y alberga algunas piezas de arte de la corona así como algunas joyas.

Rosenborg Slot Copenhage

En invierno, la residencia pasaba a Amalienborg . Actualmente sigue teniendo la misma función y es donde vive la Familia Real Danesa. Hoy en día es posible ver el cambio de guardia a mediodía, así como el cambio de puesto que tiene lugar cada dos horas.

Para saber si la Familia Real está en casa solo hay que mirar la bandera del Palacio Schack. Si está izada significa que su Alteza Real la Reina Margarita está en casa.

Lo que más me gustó sin duda fue un colgante de un elefante blanco. Pertenecía a la "Orden del Elefante" que existe desde 1963 y que hoy en día solo está destinada a la realeza.

Copenhage copenhage copenhage

Después de tanto museo, tuvimos tiempo de visitar el pintoresco y colorido puerto de Nyhavn, que no significa otra cosa que "puerto nuevo". Data del s. XVII (la casa más antigua es de 1681) y hoy en día es un lugar lleno de bares y restaurantes.

Copenhage Nyhavn

También aprovechamos para visitar el Botanisk Have . Con lo que me gustan los jardines botánicos no nos lo podíamos perder. El invernadero es uno de los más bonitos que he visto, puede que el que más. Como llegamos muy pronto (antes de las 9) parecía que el jardín era solo para nosotros y fue todo un lujo.

Botanisk Have Copenhage Copenhage Botanisk Have

En cuanto a la Sirenita: mentiría si dijera que no me decepcionó. En vivo pierde un poco de encanto y además casi tienes que luchar por hacer una foto de la cantidad de gente que hay alrededor.  Mi consejo es ir en autobús porque está un poco alejada y la distancia es mayor de lo que parece.

Copenhage

Y así, después de unos días cobijándonos de la lluvia de museo en museo, llegó el último día en la ciudad, por lo que aprovechamos para ver Copenhague desde las alturas. Primero subimos a Vor Frelsers Kirke, con una subida en espiral que cada vez se iba estrechando más. La vista desde allí es preciosa.

Copenhagen Copenhagen

También subimos a Rundetårn, una torre del S.XVII construída como observatorio astronómico. No tiene escaleras porque los carruajes de caballos subían a la biblioteca. La panorámica también es muy buena aunque lo malo es que tiene un enrejado bastante alto y no tienes la posibilidad de asomarte.

Rundetårn Rundetårn

Para comer solo recuerdo con especial fervor dos lugares: Mormors, una cafetería ideal cerca de Amalienborg perfecta para comer un sandwich. El dependiente fue muy amable porque a pesar de llegar bien pasada la hora de comida danesa, nos preparó unos sandwiches en el momento que nos supieron a gloria.
También la Pizzería Fiorita, con la que sueño de vez en cuando. El local es pequeñísimo pero está lleno de gente y cuando das el primer bocado te teletransportas a la bella Italia.

Copenhage Mormors Copenhage

Los días se pasaron en un santiamén.  Tengo en mi lista volver pronto en junio o julio, a ver si tenemos más suerte y no nos llueve.


Post a Comment

Copyright @ CHEZ BÁRBARA. Blog Design by KotrynaBassDesign