Pages

Search This Blog


Este verano pasé unos días en Berlín. Aunque ya conocía la ciudad de unos cuantos inviernos atrás, me encantó volver a recorrer sus calles a pie y en bici con un tiempo más apacible.

Visitamos los monumentos típicos, nos tomamos unas cervecitas al borde del Spree, recorrimos Scheunenviertel - el barrio más pintoresco de Berlín - visitamos el Neues Museum y el de Ciencias Naturales, también subimos al Reichstag y nos hicimos unas cuantas fotos en los fotomatones vintage (de los de verdad, de los que huelen a químicos de revelado) que hay salpicados por la ciudad.
Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin
Lo que recuerdo con más fervor es sin duda el Museum für Naturkunde que es una auténtica pasada. La colección de animales es amplísima - solo los mamíferos son 150.000, sin contar con la colección tan fascinante de ictología que tienen que suman más de 100.000.  La pena es que no pude visitarlo tan tranquilamente como me hubiese gustado ya que lo decidimos en el último minuto y cierran a las seis.

También me encantó el Neues Museum por su impresionante colección de antigüedades egipcias. La joya de la corona es el busto de Nefertiti, al que por desgracia no se podía hacer fotos. Resulta increíble poder ver tan de cerca algo que data del año 1330 a.C. (¿No es fascinante?)

Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin

También recorrer sus calles en bici. Decidimos unirnos a una excursión guiada y sin duda es la mejor forma de conocer más cosas acerca de la ciudad. Lo bueno de Berlin es que está preparadísima con un montón de carriles bici por lo que es totalmente seguro. Además, también se pueden recorrer los parques, que más bien parecen bosques y es una preciosidad.

Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin

Para comer: me gustaron especialmente Barist, una pizzería con una terraza súper apetecible (mantitas incluídas) y Burgermeister,  una hamburguesería debajo de las vías elevadas del U-Bahn y que solía ser un baño público. A pesar del excaso sex appeal que esto puede tener, está muy de moda entre propios y ajenos. Tanto es así que incluso habiendo llegado a las 19.30, estuvimos esperando una cola de 45 minutos para poder hincarle el diente a la hamburguesa, y la verdad, me supo a gloria bendita. Para llegar allí, hay que bajarse en la parada de U-Bhf Schlesisches Tor.

Berlin Berlin Berlin

Sin duda fue una idea genial volver en verano, aunque me quedé con ganas de visitar el museo de Pérgamo, que comenzaba unas obras apenas unas semanas después. La pena es que hasta el 2019 no vuelven a abrir por completo... aunque ya tengo excusa para volver en unos años.
Berlin, Alemania

Verano en Berlín


Este verano pasé unos días en Berlín. Aunque ya conocía la ciudad de unos cuantos inviernos atrás, me encantó volver a recorrer sus calles a pie y en bici con un tiempo más apacible.

Visitamos los monumentos típicos, nos tomamos unas cervecitas al borde del Spree, recorrimos Scheunenviertel - el barrio más pintoresco de Berlín - visitamos el Neues Museum y el de Ciencias Naturales, también subimos al Reichstag y nos hicimos unas cuantas fotos en los fotomatones vintage (de los de verdad, de los que huelen a químicos de revelado) que hay salpicados por la ciudad.
Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin
Lo que recuerdo con más fervor es sin duda el Museum für Naturkunde que es una auténtica pasada. La colección de animales es amplísima - solo los mamíferos son 150.000, sin contar con la colección tan fascinante de ictología que tienen que suman más de 100.000.  La pena es que no pude visitarlo tan tranquilamente como me hubiese gustado ya que lo decidimos en el último minuto y cierran a las seis.

También me encantó el Neues Museum por su impresionante colección de antigüedades egipcias. La joya de la corona es el busto de Nefertiti, al que por desgracia no se podía hacer fotos. Resulta increíble poder ver tan de cerca algo que data del año 1330 a.C. (¿No es fascinante?)

Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin

También recorrer sus calles en bici. Decidimos unirnos a una excursión guiada y sin duda es la mejor forma de conocer más cosas acerca de la ciudad. Lo bueno de Berlin es que está preparadísima con un montón de carriles bici por lo que es totalmente seguro. Además, también se pueden recorrer los parques, que más bien parecen bosques y es una preciosidad.

Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin Berlin

Para comer: me gustaron especialmente Barist, una pizzería con una terraza súper apetecible (mantitas incluídas) y Burgermeister,  una hamburguesería debajo de las vías elevadas del U-Bahn y que solía ser un baño público. A pesar del excaso sex appeal que esto puede tener, está muy de moda entre propios y ajenos. Tanto es así que incluso habiendo llegado a las 19.30, estuvimos esperando una cola de 45 minutos para poder hincarle el diente a la hamburguesa, y la verdad, me supo a gloria bendita. Para llegar allí, hay que bajarse en la parada de U-Bhf Schlesisches Tor.

Berlin Berlin Berlin

Sin duda fue una idea genial volver en verano, aunque me quedé con ganas de visitar el museo de Pérgamo, que comenzaba unas obras apenas unas semanas después. La pena es que hasta el 2019 no vuelven a abrir por completo... aunque ya tengo excusa para volver en unos años.

Algo que me gusta mucho de las ciudades europeas es que la mayoría tienen su Versalles versión local.  También Berlin, con su preciosa Postdam. Está solo a cuarenta minutos en tren desde Alexanderplatz y es el contraste perfecto a la industrial Berlín.

En realidad Postdam tiene una historia que se extiende mucho más allá a los famosos intercambios de espías que tuvieron lugar en el puente Glienicke durante la Guerra Fría (como dato curioso el puente está pintado en distintas tonalidades de verde para recordar el paso fronterizo). 

La ciudad fue residencia de la familia Real Prusiana y la mayoría de los edificios fueron construídos durante el reinado de Federico el Grande, un rey particular y revolucionario en mi opinión. Dejando a un lado los temas puramente territoriales, era un adelantado y ya entendía de marketing. En una época de hambruna vió en las patatas la solución para el pueblo, pero la cuestión era el cómo convencerles. Para ello mandó plantarlas y custodiarlas por la guardia real, de forma que el pueblo las considerase algo de gran valor. Un día, con la excusa de necesitar soldados para una batalla, dejó los huertos sin vigilancia y al poco tiempo fueron asaltados. Fue tanto el impacto de esta campaña que a día de hoy aún se dejan patatas en su tumba.

En Sanssouci encontró la paz y tranquilidad que necesitaba, un lugar vetado a las mujeres y donde quería ser enterrado junto a sus perros. De hecho, ni siquiera su propia esposa podía ir. Tampoco es que hiciesen mucha vida marital: ella vivía en Berlín y se veían una vez al año.

Postdam Postdam Postdam Postdam Postdam Postdam

De Postdam no me gustó únicamente en palacio o los jardines, también la zona de los alrededores donde hay unas casitas de lo más pintorescas a las cuales no me importaría para nada mudarme y la zona del casco antiguo, que tenía un rollo muy holandés.


Postdam Postdam Postdam Postdam Postdam
Postdam Postdam Postdam Postdam
Sin duda, una de las mejores excursiones que he hecho últimamente.
Potsdam, Alemania

Excursión a Postdam


Algo que me gusta mucho de las ciudades europeas es que la mayoría tienen su Versalles versión local.  También Berlin, con su preciosa Postdam. Está solo a cuarenta minutos en tren desde Alexanderplatz y es el contraste perfecto a la industrial Berlín.

En realidad Postdam tiene una historia que se extiende mucho más allá a los famosos intercambios de espías que tuvieron lugar en el puente Glienicke durante la Guerra Fría (como dato curioso el puente está pintado en distintas tonalidades de verde para recordar el paso fronterizo). 

La ciudad fue residencia de la familia Real Prusiana y la mayoría de los edificios fueron construídos durante el reinado de Federico el Grande, un rey particular y revolucionario en mi opinión. Dejando a un lado los temas puramente territoriales, era un adelantado y ya entendía de marketing. En una época de hambruna vió en las patatas la solución para el pueblo, pero la cuestión era el cómo convencerles. Para ello mandó plantarlas y custodiarlas por la guardia real, de forma que el pueblo las considerase algo de gran valor. Un día, con la excusa de necesitar soldados para una batalla, dejó los huertos sin vigilancia y al poco tiempo fueron asaltados. Fue tanto el impacto de esta campaña que a día de hoy aún se dejan patatas en su tumba.

En Sanssouci encontró la paz y tranquilidad que necesitaba, un lugar vetado a las mujeres y donde quería ser enterrado junto a sus perros. De hecho, ni siquiera su propia esposa podía ir. Tampoco es que hiciesen mucha vida marital: ella vivía en Berlín y se veían una vez al año.

Postdam Postdam Postdam Postdam Postdam Postdam

De Postdam no me gustó únicamente en palacio o los jardines, también la zona de los alrededores donde hay unas casitas de lo más pintorescas a las cuales no me importaría para nada mudarme y la zona del casco antiguo, que tenía un rollo muy holandés.


Postdam Postdam Postdam Postdam Postdam
Postdam Postdam Postdam Postdam
Sin duda, una de las mejores excursiones que he hecho últimamente.

Dicen de ella que es la ciudad más feliz del mundo. En general se trata de una ciudad muy paseable, por la que se puede vagar sin rumbo, con muchos parques, jardines y museos.
Copenhague ha sido una de las ciudades que más me ha sorprendido, así me apetecía compartir mi guía particular de la ciudad.

PALACIOS Y MUSEOS

El Palacio Cristiansborg
Un palacio que sirve de casa real y sede del parlamento. Merece la pena por su ornamentada decoración. 

Copenhagen Copenhagen Christiansborg Slot  
El castillo de Rosenborg
Además de ser casa de algunas piezas de arte y joyas de la corona, tiene un jardin precioso.
Rosenborg Slot Copenhage

El palacio de Amalienborg
Residencia de invierno de la Familia Real Danesa donde además se sucede el cambio de guardia a mediodía.
copenhage copenhage copenhage

JARDINES Y PASEOS

Jardines el Tívoli
En realidad se trata de un parque de atracciones precioso que abrió en 1843 y sigue conservando una estética muy parecida a la de entonces. Merece muchísimo la pena, sobre todo de noche cuando todas las bombillas se enienden.
Además, conserva la segunda montaña rusa de madera más antigua de Europa (de 1914 ni más ni menos) a la que hay que montarse porque es trepidante. También súper recomendable la montaña rusa inspirada en China "The Demon".
Copenhagen Copenhagen - Tivoli Copenhagen - Tivoli

Botanisk Have
Para mí el jardin botánico más bonito de la historia. Recomiendo mucho ir antes de que abran el invernadero porque parece que el jardín es solo para ti. Todo un lujo.
Copenhage Copenhage

Nyhavn
Un colorido puerto del s.XVII muy animado y lleno de bares.
Copenhage

La Sirenita
Hay un buen paseo hasta allí (mejor ir en bus). La verdad es que creo (y que los más fervientes me perdonen) que está sobrevalorada. Es muy pequeña y siempre hay muchísima gente alrededor.
Copenhage

DESDE LAS ALTURAS

No hay nada como ver una ciudad a vista de pájaro.

Vor Frelsers Kirke
Una curiosa iglesia que tiene una subida en espiral que cada vez se va estrechando más y más.
Copenhagen Copenhagen Vor Frelsers Kirke

Rundertårn
Una antigua torre que fue construida como observatorio astronómico. La subida es sin escaleras porque se subía hasta la biblioteca que hay en ella en carruaje de caballos. Lo malo es que tiene un enrejado bastante alto y no te puedes asomar como tal, pero la vista desde detrás de la reja sigue siendo espectacular.
Rundetårn Rundetårn Rundetårn

ALGO DE COMER

Mormors
Muy cerca de Amalienborg está este café tan ideal con sandwiches elaborados en el día. El personal además es muy amable.
Mormors Copenhage

Pizzería Fiorita
Quizá esto es un pecado capital, pero Fiorita es lo más parecido a teletransportarse a la bella Italia. Ahí dejo el titular.
Copenhage Copenhage

ALGUNAS COSAS A TENER EN CUENTA

Aunque visites la ciudad en verano, ten en cuenta que suele llover bastante, así que nunca sobra llevar un paraguas en la mochila.

Para moverse por la ciudad lo mejor es comprar la Copenhague Card. Con ella puedes acceder ilimitadamente a la red de transportes y además obtener descuentos en algunos museos.

Los palacios y museos suelen cerrar pronto (sobre las 5) por lo que es importante organizar las visitas teniendo este punto en cuenta.

Y sobre todo, aunque vayas en verano y haga mal tiempo, disfruta de los preciosos cafés y museos.
Copenhage Copenhagen


Copenhague, Dinamarca

Palacios y Jardines en Copenhague, mini guía.


Dicen de ella que es la ciudad más feliz del mundo. En general se trata de una ciudad muy paseable, por la que se puede vagar sin rumbo, con muchos parques, jardines y museos.
Copenhague ha sido una de las ciudades que más me ha sorprendido, así me apetecía compartir mi guía particular de la ciudad.

PALACIOS Y MUSEOS

El Palacio Cristiansborg
Un palacio que sirve de casa real y sede del parlamento. Merece la pena por su ornamentada decoración. 

Copenhagen Copenhagen Christiansborg Slot  
El castillo de Rosenborg
Además de ser casa de algunas piezas de arte y joyas de la corona, tiene un jardin precioso.
Rosenborg Slot Copenhage

El palacio de Amalienborg
Residencia de invierno de la Familia Real Danesa donde además se sucede el cambio de guardia a mediodía.
copenhage copenhage copenhage

JARDINES Y PASEOS

Jardines el Tívoli
En realidad se trata de un parque de atracciones precioso que abrió en 1843 y sigue conservando una estética muy parecida a la de entonces. Merece muchísimo la pena, sobre todo de noche cuando todas las bombillas se enienden.
Además, conserva la segunda montaña rusa de madera más antigua de Europa (de 1914 ni más ni menos) a la que hay que montarse porque es trepidante. También súper recomendable la montaña rusa inspirada en China "The Demon".
Copenhagen Copenhagen - Tivoli Copenhagen - Tivoli

Botanisk Have
Para mí el jardin botánico más bonito de la historia. Recomiendo mucho ir antes de que abran el invernadero porque parece que el jardín es solo para ti. Todo un lujo.
Copenhage Copenhage

Nyhavn
Un colorido puerto del s.XVII muy animado y lleno de bares.
Copenhage

La Sirenita
Hay un buen paseo hasta allí (mejor ir en bus). La verdad es que creo (y que los más fervientes me perdonen) que está sobrevalorada. Es muy pequeña y siempre hay muchísima gente alrededor.
Copenhage

DESDE LAS ALTURAS

No hay nada como ver una ciudad a vista de pájaro.

Vor Frelsers Kirke
Una curiosa iglesia que tiene una subida en espiral que cada vez se va estrechando más y más.
Copenhagen Copenhagen Vor Frelsers Kirke

Rundertårn
Una antigua torre que fue construida como observatorio astronómico. La subida es sin escaleras porque se subía hasta la biblioteca que hay en ella en carruaje de caballos. Lo malo es que tiene un enrejado bastante alto y no te puedes asomar como tal, pero la vista desde detrás de la reja sigue siendo espectacular.
Rundetårn Rundetårn Rundetårn

ALGO DE COMER

Mormors
Muy cerca de Amalienborg está este café tan ideal con sandwiches elaborados en el día. El personal además es muy amable.
Mormors Copenhage

Pizzería Fiorita
Quizá esto es un pecado capital, pero Fiorita es lo más parecido a teletransportarse a la bella Italia. Ahí dejo el titular.
Copenhage Copenhage

ALGUNAS COSAS A TENER EN CUENTA

Aunque visites la ciudad en verano, ten en cuenta que suele llover bastante, así que nunca sobra llevar un paraguas en la mochila.

Para moverse por la ciudad lo mejor es comprar la Copenhague Card. Con ella puedes acceder ilimitadamente a la red de transportes y además obtener descuentos en algunos museos.

Los palacios y museos suelen cerrar pronto (sobre las 5) por lo que es importante organizar las visitas teniendo este punto en cuenta.

Y sobre todo, aunque vayas en verano y haga mal tiempo, disfruta de los preciosos cafés y museos.
Copenhage Copenhagen


Copyright @ CHEZ BÁRBARA. Blog Design by KotrynaBassDesign