Pages

Search This Blog


A pesar de estar a solo un Ave de distancia nunca había estado en Barcelona. Lo sé, no tiene perdón.  Así que con el puente de mayo a la vista y con un buen precio para el tren, estaba todo el plan hecho.

Barcelona me sorprendió muchísimo de forma positiva. En cierta manera pensaba que era de esas ciudades hiper masificadas por turistas y en cierto grado sobrevalorada. Y aunque es cierto que hay muchos turistas, más aún en puente, me resultó una ciudad con una arquitectura preciosa, muy ecléctica, divertida y paseable.

Me gustó muchísimo La Sagrada Familia. No era como esperaba. Era mejor. El exterior es impresionante, pero el interior es una pasada... con esas vidrieras y la luz entrando por ellas. Las vistas además son súper recomendables y te hacen sentir muy, muy pequeño.

Mi pro tip es comprar las entradas online y bye bye colas.

El Parq Güell, otra obra de Gaudí, me pareció ideal, aunque espero poder volver más adelante porque me quedé sin ver la famosa lagartija de tanta gente que había.
Otro parque que me gustó mucho fue el Parc de la Ciutadella, sobre todo porque se pueden alquilar unas barquitas y es un plan súper apetecible.

También visitamos los lugares más conocidos como el mercado de la boquería, la barceloneta, el barrio del born, Montjuïc y el puerto.

Pero sobre todo cuando más disfruté fue cuando alquilamos unas bicis y nos dedicamos a callejear.  Barcelona es muy pro-bici y me encanta.

Evidentemente en un finde largo no nos dió tiempo a exprimir del todo la ciudad, pero me dejó muy buen sabor de boca y ya estoy deseando volver.
barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona



Barcelona, España

Un finde en Barcelona


A pesar de estar a solo un Ave de distancia nunca había estado en Barcelona. Lo sé, no tiene perdón.  Así que con el puente de mayo a la vista y con un buen precio para el tren, estaba todo el plan hecho.

Barcelona me sorprendió muchísimo de forma positiva. En cierta manera pensaba que era de esas ciudades hiper masificadas por turistas y en cierto grado sobrevalorada. Y aunque es cierto que hay muchos turistas, más aún en puente, me resultó una ciudad con una arquitectura preciosa, muy ecléctica, divertida y paseable.

Me gustó muchísimo La Sagrada Familia. No era como esperaba. Era mejor. El exterior es impresionante, pero el interior es una pasada... con esas vidrieras y la luz entrando por ellas. Las vistas además son súper recomendables y te hacen sentir muy, muy pequeño.

Mi pro tip es comprar las entradas online y bye bye colas.

El Parq Güell, otra obra de Gaudí, me pareció ideal, aunque espero poder volver más adelante porque me quedé sin ver la famosa lagartija de tanta gente que había.
Otro parque que me gustó mucho fue el Parc de la Ciutadella, sobre todo porque se pueden alquilar unas barquitas y es un plan súper apetecible.

También visitamos los lugares más conocidos como el mercado de la boquería, la barceloneta, el barrio del born, Montjuïc y el puerto.

Pero sobre todo cuando más disfruté fue cuando alquilamos unas bicis y nos dedicamos a callejear.  Barcelona es muy pro-bici y me encanta.

Evidentemente en un finde largo no nos dió tiempo a exprimir del todo la ciudad, pero me dejó muy buen sabor de boca y ya estoy deseando volver.
barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona barcelona



Copyright @ CHEZ BÁRBARA. Blog Design by KotrynaBassDesign