Lanzarote, España
13.8.19


Como solemos hacer de un tiempo a esta parte, cuando llega nuestro cumpleaños, solemos coger un día y hacer una escapada. No se me ocurre mejor regalo y excusa que celebrarlo con un viaje.
Así que para celebrar mis 33, nos cogimos el viernes y pusimos rumbo a Lanzarote, que llevaba en mi lista de pendientes muchísimo tiempo.

lanzarote Tres días en la isla no dan para conocerla en profundidad pero sí para llevarse un buen sabor de boca y saber si es un sitio al que regresarías con los ojos cerrados.

Lanzarote es como un pequeño continente, con paisajes muy distintos.
De los lugares que visitamos, sin lugar a dudas los que más me gustaron fueron la Cueva de los Verdes y Timanfaya, donde hicimos la excursión en autocar. También los Jameos del Agua, donde, literalmente, lloré de la emoción por estar en un sitio así. Pensar que estábamos dentro de un túnel volcánico, sentados observando el lago, con la música de fondo, me pareció magia.

Aunque había leído en algunos blogs que el Mirador del Río no merecía la pena, a mí me gustó muchísimo. Aunque es cierto que desde prácticamente al lado se puede observar La Graciosa igualmente, conocer un edificio tan singular, me parece que bien merece la visita. Por falta de tiempo no fuimos a la isla, pero lo dejamos pendiente para volver algún día.

lanzarote lanzarote lanzarote lanzarote lanzarote lanzarote lanzarote lanzarote lanzarote

Tuvimos tiempo de visitar el Jardín de Cactus y la fundación César Manrique, donde estuvo su antigua casa. Me pareció impresionante cómo pudo aprovechar un hueco de lava para hacer distintas estancias y crear su realidad paralela. Era como estar en otro planeta.

En una de las salas emitían un documental que he podido ver después en casa (dura una hora) y que merece muchísimo la pena: “Taro, el eco de Manrique”. Mezcla vídeos de la época, testimonios y la que fue su última (sin saberlo) entrevista, dando una visión de la particular personalidad de César y su amor por la isla.

En una parte del video se le escucha decir cómo Lanzarote era considerada la Cenicienta de Canarias, de la que la gente se reía por solo tener camellos y piedras. Por ese motivo, decidió volver a la isla y hacerle entender a la gente la belleza que había en ella, desde una tunera hasta un camello.

Y sin lugar a dudas, creo que lo logró. Desde que volvimos me he quedado muy fascinada con su figura, su visión y sus palabras. Fue un personaje totalmente revolucionario y creo que gracias a él, la isla ha conservado ese carácter salvaje y ha conseguido evitar la sobreexplotación turística.


lanzarote lanzarote lanzarote lanzarote lanzarote

Son muchas las cosas que llamaron la atención de la isla: la ausencia de vallas publicitarias, el borde de las carreteras con piedras que simulan que la lava del volcán se ha detenido justo ahí, la ausencia de edificaciones mastodónticas y sobre todo, ese aire tan rústico y precioso.

Una isla a la que volver mil veces.  Que me perdonen el resto de islas, pero para mí, la más especial.
  lanzarotelanzarote lanzarote lanzarote lanzarote lanzarote lanzarote
P.D.: Tenerifelicidad y un viaje a Marte.
Madrid, España
23.7.19


A principios de julio tuve unos cuantos días de vacaciones, así que con la excusa de probar el 50mm, me fui muy temprano al Retiro a hacer algunas fotos.

Hace muchísimos años ya tuve uno que me acompañó a muchísimos sitios, pero un día se rompió y me pasé al 35mm, que es mi objetivo preferido, sobre todo para viajar.  Pero antes de irnos a Botsuana me pareció buena idea comprarlo de nuevo, estaba genial de precio y pensé que podría usarlo para retratos, aunque al final se quedó en la mochila todo el viaje.

Aunque me gusta cómo han quedado las fotos, le saco un par de pegas: acerca demasiado (supongo que ya tengo el ojo hecho al 35mm) y lo noto un poco lento. Por otro lado tampoco se le puede exigir mucho más a un objetivo tan barato y más teniendo en cuenta lo luminoso que es. Lo considero práctico para ir de paseo porque pesa muy poquito pero creo que el 35 sigue siendo mi objetivo preferido.

retiro duo paseo por el retiro paseo por el retiro retiro duo paseo por el retiro retiro duo paseo por el retiro paseo por el retiro paseo por el retiro paseo por el retiro paseo por el retiro paseo por el retiro
Sudáfrica
15.7.19


Nuestro viaje por Botsuana empezó unos días antes cuando aterrizamos en Sudáfrica. Allí pudimos aprovechar durante unos días para descansar, dar paseos, ver animales, hacer fotos y familiarizarnos con el ritmo africano.

Sudáfrica tiene una luz diferente, muy especial. Como si todo tuviese un filtro valencia. Como si el paisaje fuese un croma.

Sudáfrica Sudáfrica Sudáfrica Sudáfrica Sudáfrica Sudáfrica Panorama, Sudáfrica Panorama, Sudáfrica Panorama, Sudáfrica Panorama, Sudáfrica Panorama, Sudáfrica Sudáfrica
Sur de África
8.7.19



Como vengo haciendo últimamente, me gusta tener la versión analógica del viaje, así que para nuestro recorrido por el sur de África, eché en la mochila una de las Fujifilm Simple Ace que compré el año pasado en Japón.

Aunque las fotos no son tan nítidas como con el digital y no se ven los animales tan bien, me encanta cómo han quedado porque parecen súper antiguas y tienen un aire nostálgico precioso.

África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico África en analógico